lunes, 10 de enero de 2011

JORGE RUGERIO: EXPLORADOR DE RUIDOS Y MELODÍAS, CREADOR DE PAISAJES SONOROS

"No han ideado una pantalla de TV tan suficientemente grande,
brillante, clara y colorida como para igualar la capacidad de la mente
para crear sus propias imágenes vivas…
La radio es un medio espectacular, es un teatro para la mente”
Bob Schulberg


Por Jesús Michel Medel Figueroa
México (Aunam). Al soñar, al despertar, al caminar, al mirar, al sonreír, al interactuar con el medio, al ponerle atención a los rostros hinchados de mensajes soeces, al eyacular palabras al odio, al divagar en atmósferas musicales y hasta al apreciar con detenimiento los mensajes del silencio, se puede llegar a construir hermosos paisajes sonoros.

La radio tiene la magia que ningún otro medio tiene: la capacidad de crear en cada quien diferentes imágenes vivas. Por ejemplo, al escuchar un partido de fútbol a través de la radio se siente más emoción, la mente trabajaba deliciosamente para darle significación a esos magníficos mensajes.

Quién no recuerda a esa estación de radio que marcó la ruta de toda una generación, y que fue capaz de manipular sonidos y atmósferas musicales; quién no recuerda a Órbita 105.7 FM, donde se apreciaban mensajes hechos por jóvenes y para jóvenes; de ahí que tuvieran un gran auge en la ciudad. Por las tardes una voz agradable, casquivana, asequible pero imponente se apoderaba del 105.7.


Hablaba de la música en español y programaba canciones de rock hecho en Iberoamérica, además mencionaba hechos culturales interesantes, no era de ese tipo de locutores que por momentos parecen ventrílocuos, diciendo mensajes que no quieren decir, manipulados por otra persona.

Ese locutor, era quien le ponía color y ritmo a las tardes de los jóvenes en la Ciudad de México, mediante mensajes bien estructurados y convincentes con música que no se escuchaba en ningún otro lado. Su nombre Jorge Rugerio.

Órbita 105.7 FM desapareció. Se acabó el encanto, la seducción de la radio, todo lo que se escuchó después no era natural, no era limpio.

Se sentía cómo los medios se convertían en grandes empresas, interesadas más por el ingreso de capital que por proporcionar contenidos adecuados para la gran urbe; eso decepcionó bastante a la audiencia, la radio que alguna vez hizo soñar con sus melodías y con sus paisajes sonoros tendrá que regresar.

Visitando al coyoacanense

Sobre las verdosas calles de la Colonia Santa Catarina cerca del Centro Histórico de Coyoacán, se transmite la estación por internet, Grita Radio, es un lugar fresco y confortable, lleno de revistas, y elementos artísticos muy originales, a lo lejos se percibe una oficina muy agradable con pósters de la estación, y todavía más al fondo se ubica la cabina de Grita Radio.

Ahí estaba Jorge Rugerio tan imponente como su grave tono de voz que podríamos situar en el pentagrama con la clave de fa, al parecer se encontraba grabando algún spot o comercial. Me presenté, nos saludamos, me apretó efusivamente la mano y me miró como diciendo: “sí, yo era a quien escuchabas cuando estabas chavo”. Nos sentamos en la sala de espera e inició la conversación.

Era momento de averiguar, de saber lo que no sabía a propósito de la radio y de su vida. Sabía que es originario de la Ciudad de México y que estaba a punto de cumplir cuatro décadas, se le notaba en su rostro de señor adolescente y en su cutis que aparenta varias crudas de cerveza, whiskey, tabaco y cafeína.

La infancia de Rugerio

Cuando era niño, solía ir con frecuencia a la casa de sus abuelos, quienes vivían en una ranchería, en una zona rural de San Luis la Gavia en el Municipio de Villa Victoria del Estado de México, ahí descubrió la radio.

-Mi pasión por la radio empezó desde niño cuando en la casa de mis abuelos escuchaba radionovelas nocturnas con mi radio de baterías, era mi entretenimiento, no había luz, ni teléfono. Aquel lugar lo recuerdo con mucho cariño, desde los siete años ya jugaba a transmitir para las gallinas y las vacas.

Tiene la formación de boy-scout, cuando era niño-adolescente formó parte de ellos. De hecho se le nota aún en su mirada exploradora. Hasta los 14 años conoció su primera cabina.

-Recuerdo cuando en una visita guiada, conocí las cabinas de la XEW, quedé impresionado; en ese momento descubrí que lo mío era estar detrás de un micrófono, me movió el hecho de conocer el lugar donde se construían paisajes y atmósferas sonoras, fue un choque de energía muy fuerte que recuerdo hasta el día de hoy.

A los 16 años tuvo la oportunidad de ser capacitado por uno de los personajes más destacados de la radio en México: Raúl del Campo quien enseñaba a los jóvenes a ser creativos en las distintas áreas profesionales de los medios de comunicación.

-Ir con Raúl del Campo era ir a tomar clases cuatro horas a la semana. En ese momento yo estudiaba quinto de prepa. Me hubiera gustado haber tenido más edad para entender todo lo que Raúl del Campo me enseñaba; él decía que me veía mucho futuro.

La radio en los ochenta

-En los ochenta yo no era sólo un radioescucha más, era fan de la radio. Recuerdo que mi madre no me dejaba escuchar programas nocturnos, yo me metía debajo de las cobijas y sintonizaba las frecuencias con mi radio de transistores.

-Recuerdo que me gustaba escuchar Rock Olé, porque programaban bandas que venían de España, de Sudamérica; era mi tendencia el rock en español, hacía mis notas y al otro día platicaba con mis compañeros de la prepa: “Oye cabrón escuchaste esa rola de La Unión, claro qué chingonería de banda”… era una encanto.

Mi primer trabajo pagado

Jorge Rugerio es egresado de la Prepa 8, posteriormente ingresa a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM a la carrera de Periodismo y Comunicación Colectiva. Con tan sólo 19 años se incorpora al equipo de Estéreo Esmeralda 94.1 FM de Grupo Oro en Puerto Escondido, Oaxaca.

-Un amigo de la Facultad me habla y me dice “Jorge nos van a contratar”. No lo pensamos dos veces, era nuestro sueño. Nos fuimos a la terminal del sur, nos llevamos un tequila, y al llegar nos quedamos a dormir en la playa.

Ambos sabían que se enfrentaban a un mundo nuevo, pero tenían hambre de triunfo; Para Rugerio la base teórica que aprendió en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM lo hizo muy fuerte y le ayudó a comprender varias cosas.

-Nos contrataron y nos dieron cuatro horas de programa, además trabajamos como corresponsales de Gutiérrez Vivó para Radio Red. Eran elecciones, de hecho nos llegaron a encañonar un par de veces, en ese momento me di cuenta que decir la verdad en este país era casi imposible, se requería de mucha preparación y habilidades; decidí meterme de lleno a la música.

De regreso a la ciudad de México

Jorge Rugerio continuó con sus estudios en la UNAM, institución a la que siempre le tendrá un gran cariño y de la que recuerda con mucho afecto a algunos de sus profesores. Cuando regresó de Oaxaca, entró a un casting para Televisa Radio, resultó seleccionado pero no le gustó la visión tan arraigada de negocios que tienen de la radio.

-El mensaje que mandaba en Televisa Radio, no era el mensaje que quería mandar, no cumplió con mis expectativas. A los 20 años decidí dar las gracias.

Rugerio, un hombre siempre en movimiento, buscando plataformas para desarrollar sus aptitudes donde se pueda expresar libremente, se entera que en IMER están a punto de abrir una nueva emisora para jóvenes en la misma frecuencia donde alguna vez estuvo Estéreo Joven, Láser FM y Conexión Acústica, el nombre de esa estación: Órbita 105.7 FM.

Una cápsula del tiempo llamada Órbita

-El mismo día que llegué a Órbita me mandaron a contestar teléfonos, yo quería estar ahí, pero ya me estaban poniendo trabas por mi extraña salida de Televisa Radio, se podría decir que a los 20 años de edad ya me estaban vetando, pero convencí con hechos y una vez que tuve la oportunidad de estar ahí, no la dejé.

–En Órbita todos teníamos los mismos objetivos y las mismas ganas; cuando inició la estación estábamos ubicados en el número 24 de 25 estaciones de FM en cuanto a rating, a los siete meses ya estábamos en el lugar número cinco, compitiendo con iniciativa privada y otras frecuencias. Mi paso en Órbita fue como una cápsula del tiempo, no supe cuándo pasaron 10 años.

-Órbita nació, creció (fue un pinche adolescente muy cabrón), evolucionó, recorrió, se reprodujo y murió. Y murió porque tenía que morir, así mueren los proyectos, llegó un punto en el que ya no se podía evolucionar.

Como muchos saben, a principio de la década de los noventa los festivales de rock no eran bien recibidos por la ciudadanía. Ese movimiento que años atrás parecía haber sido tolerado por la sociedad, una vez más se convertía en tabú; las condiciones en la que se llevaban a cabo los llamados toquines eran insólitas, precarias, pero aún así los chavos llenaban los foros donde bandas como Los Fabulosos Cadillacs se presentaban, era un hecho que la chaviza quería Rock. Jorge Rugerio se ve con ansia de seguir la plática.

-Sí, me tocó estar en conciertos en la ciudad, sobre todo en la periferia donde los chavos abarrotaban los foros, a tal manera que caían gotas de sudor del techo. Se estaba creando un movimiento muy efervescente, Órbita, desde luego apoyó para impulsar ese movimiento.

-Recuerdo cuando mi jefe Aníbal Córdoba me dijo, “Jorge para pasado mañana quiero una campaña radiofónica para Navidad, encárgate de ello, arréglate como puedas”. Entonces me puse a pensar y recordé que en los boy-scouts juntábamos ropa para los niños. Entonces se me ocurrió convocar a los radioescuchas a que trajeran sus cosas para donarlas a alguna casa hogar.

-Llegaron cuatro toneladas de ayuda. Fue un maratón de 48 horas, los pasillos de IMER eran montañas y montañas de cosas. Fue algo impresionante que se salió de nuestras manos.

-Con ese escenario y al ver la buena aceptación que había tenido la campaña, hicimos el famoso Rock Chavitos, que la gente y las bandas que tocaron agradecieron bastante, también hicimos otros conciertos como el Rastreo de Bandas, etcétera; lo interesante de nosotros era que cuando nos latía algo, decíamos… “hagámoslo”. No lo pensábamos dos veces, ésa fue la magia de Órbita. La generación de Órbita me tiene muy orgulloso, por lo que contribuyó, porque ayudó a crear a ese monstruo llamado Rock en español.

En 2004 Órbita dejó de transmitir, y dio paso a la formación de un nuevo proyecto llamado Reactor 105, a pesar de que Jorge Rugerio es invitado para continuar con el nuevo proyecto, él decide tomar la directriz y cumplir otras aspiraciones, otros propósitos.

Mr. Voz institucional

“Lavadora, detergente espumoso y blanqueador: 10 mil pesos con Mastercard; recordar que la vida es un juego… no tiene precio. Hay ciertas cosas que el dinero no puede comprar para todo lo demás existe Mastercard”. En nuestra vida diaria seguramente hemos escuchado comerciales como éste varias veces.

Parecía mentira que estaba charlando con la voz que se encuentra detrás de ese comercial, y no sólo de Mastercard, también presta su voz para empresas como Nestlé, Mexicana, Samsung, Coca Cola, etcétera.

-Patricia Palestino fue quien me enseño a usar mi voz, me mostró locución de comerciales, de eventos, de doblaje, de cabina, etcétera, gracias a ella entendí que la voz es el 30% de este negocio, el resto se encuentra en el talento. Con mi timbre de voz hay cerca de trescientos compañeros.

Me puse a pensar mientras él me seguía explicando, toda la producción que se encuentra detrás de esos comerciales, todo el equipo de audio que hay en esas grandes cabinas, además de todos los millones de pesos que se invierten para los comerciales, para que al final, alguien sólo llegue a darle el toque final, a incorporar la voz. Qué trabajo tan portentoso, pensé. Más tarde continuó…

-Entonces, entendí que la locución era el arte de la palabra y que se necesita talento, mucho talento y te soy honesto, nunca he sentido que lo que hago es un trabajo, creo que el mundo de los comerciales es maravilloso y de repente ir a esas grandes cabinas THX y platicar con los ingenieros de audio, con los publicistas, ver cómo se prepara toda la ingeniería, la escenografía, etcétera… Es un goce, un verdadero deleite. Lo más importante desde mi punto de vista es que me sigue apasionando lo que hago.


El auge de las nuevas tecnologías y la creación de Grita Radio

Grita Radio es una estación de radio por internet, de las precursoras en México. Inicia en el 2000, al principio no se pensaba que se fuera convertir en radio, simplemente sería un portal de información musical. Sin embargo para 2002 se convierte en la primera estación de radio por internet en México que transmite música las 24 horas al día con locutores en vivo.

-Yo visualizaba al internet como un nuevo medio masivo de comunicación, sabía que nos teníamos que acostumbrar a las nuevas tecnologías, en ese sentido Grita Radio fue precursor de todo lo que hoy se está generando por internet, eso se siente poca madre.

-Si tenemos un gran auge en internet es porque afuera hay una necesidad, los medios tradicionales deben entender que las audiencias están en transición, se están diversificando, si no lo entienden allá ellos, más audiencia para mí.

Y en ese momento Jorge Rugerio suelta una carcajada mezclada extrañamente con un bostezo, sabía que era tiempo de frenar con la conversación de más de una hora, pero antes se me ocurrió preguntarle cómo se visualizaba en un futuro…

El desenlace

-Yo creo que mi ciclo poco a poco lo estoy cerrando, como te dije tengo la formación de boy-scout, y como tal, sé que el guía debe ceder su lugar para darle oportunidad al que viene siguiendo sus pasos.

-Esa persona que viene siguiendo mis pasos, o los de cualquier otro locutor debe atreverse a hacer las cosas, debe darle otro enfoque a la radio porque hoy en día sólo vemos anunciadores de canciones y de mensajitos, ya no hay periodismo radiofónico en cuanto a música, qué pinche vergüenza, esos no son locutores.

-¿Quién se va a atrever a tomar la responsabilidad de estar en un medio masivo de comunicación y hablar con propiedad? ¿Dónde están los chavos que le hablarán inteligentemente de tú a tú a su generación?

-Los chavos deben sentir cosquillas o coraje interno de decir “quiero hacer algo más chingón a lo que está, no caer en el conformismo”, no hay que pensar que las estructuras son las que te deben tener a un margen, las que te controlan. No. Es atreverse, ¿y cómo? Pues preparándose, yo ya comí de ese pastel ahora les toca a ustedes.

De esta manera fue como el dos veces ganador del Premio Nacional de Locución, Jorge Rugerio terminó con esta amena plática, con un corpulento abrazo nos despedimos. Dejó una buena perspectiva a propósito de los medios. Entendí que las nuevas generaciones somos las que debemos tomar las riendas, y atrevernos. Vivimos en una de las ciudades más grandes del mundo, donde la mayoría de la población está conformada por jóvenes.

Y, donde curiosamente, se construyen muy pocos contenidos claros y contundentes para éstos. Eso merece una reflexión para quienes queremos dedicarnos a este medio.

Actualmente Rugerio realiza cápsulas informativas donde narra la Historia del Rock en México para la Radio 2010 del IMER y continúa con el proyecto de Grita Radio y como voz institucional de algunas empresas. Pero Jorge Rugerio continuará en la búsqueda del paisaje sonoro más bello, el paisaje de la vida en su plenitud, el paisaje de compartir con su esposa e hijos el regocijo y el júbilo de lo que se siente vivir en familia.

“Le doy gracias a la vida
que a mis casi 40 años de edad sigo trabajando en lo que más me gusta,
en lo que más me apasiona… en la radio”
JORGE RUGERIO







Bookmark and Share

0 comentarios: