lunes, 4 de octubre de 2010

PANDILLAS COMO LA MARA, NO SON MAFIAS: VIVEN EN LA POBREZA

  • Jóvenes son discriminados, sólo por su apariencia.
Por Andrea Ramírez Torres
México (Aunam). Pandillas como la Mara Salvatrucha (MS13) y el Barrio 18 (B-18) se han encargado de implantar el miedo social en El Salvador, Honduras y Guatemala, paralizando así a la sociedad; sin embargo, no se pueden considerar una mafia ni crimen organizado, porque viven en la “miseria” que los rodea, explicó Alfredo Nateras Domínguez de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Iztapalapa.

El exponente lamentó la perdida de valores por la que pasa la juventud, y muestra de ello es la creación de grandes pandillas como la MS13 y el B-18, que no sólo causan miedo a la sociedad en la que viven, sino que también son víctimas de la discriminación por parte de las autoridades influenciadas por la “Ley cero tolerancia”, creada por Estados Unidos para exigir la extinción de estas pandillas.

Nateras explicó que uno de los puntos más graves que conlleva esta ley, es que al tratarse principalmente de una “Ley anti-mara”, se discrimina a jóvenes sólo por su apariencia física, pues no pueden comprobar realmente la pertenencia que tiene con estas bandas, llegando a ser víctimas de grandes masacres por parte de autoridades y paros laborales.

El especialista explicó la gran influencia que tiene Estados Unidos en países como El Salvador, Honduras y Guatemala, pues muchas de las decisiones que tienen que ver con respecto a este problema social, son tomadas en California.

Dentro de la conferencia “Adscripciones identitarias transnacionales: el caso de la Mara Salvatrucha (MS13) y el Barrio 18 (B-18), el investigador habló también del comportamiento de estas pandillas, en el que prevalece su instinto nómada, pues no pueden permanecer mucho tiempo en un solo lugar; otra de las actitudes es la forma de marcar el territorio, pues no basta con el pasear de un lado al otro, como señal de vigilancia, sino los grafitis que utilizan para marcar literalmente su zona.

La presentación que se llevó a cabo en el auditorio del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH), tuvo como complemento una serie de fotos y testimonios, en los que se aseguran que grupos como la MS13 y el B-18, no se han formado principalmente como pandillas criminales, sino como defensores de quienes son realmente, los ayuda a crear una nueva identidad, que los haga ser más respetados y temidos.

Foto: FBI, a través de Wikimedia Commons


Bookmark and Share

0 comentarios: