jueves, 22 de octubre de 2009

Y SI EL MUNDO SE ACABA... ¿IMPORTA?


Por Pablo Saldaña Amador
México (Aunam). El fin del mundo está cerca, a la vuelta de la esquina; sin embargo, para los protagonistas de Shock 2012 no tiene sentido pensar en un final. La obra, escrita y dirigida por Marco Vieyra y Richard Viqueira y estelarizada por Waldo Facco, Nur Rubio, Mariana Carbajal, va a las profundidades del individuo y expone lo vacía que puede resultar una existencia.

Los cinco seres que dan vida a esta historia, una pareja, una mujer embarazada, un humano en ciernes y un perro, mostrarán su lado oscuro. Los tres adultos, con un poco de agresividad, pasión y fuerza, reflexionarán sobre sus vidas y su relación consigo mismos y con la otredad, con la sociedad y el futuro.

Entre ladridos que representan la capacidad humana de destruir y autodestruirse, y cabezas de pollo que al arrojarlas sirven de catarsis por la ira acumulada y representan también la necesidad de combatir, la puesta en escena, durante 50 minutos, causará confusión en el espectador, con la intención de llevarlo a buscar sus propias dudas y soluciones.


En el Teatro Santa Catarina se exhibe al ser humano tal cual es, desde su más oscura y pútrida perspectiva. Las agresiones físicas y verbales se dan a través de un acrílico que representa la fragilidad del ser y la necesidad de protegerse aunque sea de manera fatua, incluido de uno mismo. También es metáfora de la transparencia que no se tiene, ni se desea.

Mientras el mundo se desmorona, no precisamente el año en torno al cual gira la obra, la muerte en vida, el odio, la depresión y la angustia, un poco aderezados con esperanza a veces vana, el úblico deberá someterse a un jicio del que quizá no salga bien librado.


Nadie se salvará del fin, cierto, pero pocos podrán decir que tuvieron un inicio, una historia protagonizada por un ser humano de verdad... entonces poco importa si el mundo de acaba en el 2012




Bookmark and Share

0 comentarios: