sábado, 16 de agosto de 2008

Afromexicanos, el mestizaje negado

*El ideal de una fusión prehispánica, motivo su ocultamiento: Ethel Correa
*Actividades estéticas, principal herencia cultural: Carlos Ruíz
*Chingar, de origen africano


Por Remedios Pasten Rosales
México (Aunam). La historia y realidad de los pueblos afromexicanos tiene que ver con el ocultamiento de este mestizaje por un ideal prehispánico, que consideró como única fusión la de indígenas y españoles, incluso, se llegó a encubrir el origen de próceres de la patria como José María Morelos y Pavón, quien era mulato; explicó la maestra Ethel Correa, especialista de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.
En el Museo Nacional de Culturas Populares se ofreció la conferencia Los afromexicanos, donde Natalia Gabayet, Carlos Ruiz y Ethel Correa, hablaron de la herencia africana en música, danza y literatura. Comentaron que esta población fue muy significativa en México, sobre todo, durante la extinción de indígenas por pestes, lo que motivo la importación de poblaciones africanas del Congo y Angola, principalmente.
Por el Golfo de México llegaron a Veracruz, la mayor cantidad, y por el Pacífico a Oaxaca y Guerrero. Participaron en zonas productivas como la minería en Taxco; plantaciones y estancias ganaderas en Oaxaca y Veracruz, ya que eran buenos jinetes. Algunas mujeres se ocuparon como nodrizas; otros eran cantantes, capataces o administradores de haciendas que cobraban el diezmo a la población indígena.
La libertad de muchos de ellos se establecía en testamentos de sus amos, ya fuese por buen comportamiento o por compra. El mestizaje de ellos se dio mas entre español y africano, sobre todo en la costa chica de Oaxaca y Guerrero, zonas con características específicas en música, danzas, vivienda, usos y costumbres como el queridato y el nahualismo. Aunque en una realidad sociocultural se les ha pretendido estereotipar como gente violenta, sobre todo en la Costa Chica.
Para Carlos Ruíz, experto en música de la Costa Chica, la herencia africana en actividades estéticas como literatura, danza y música, se diluyó históricamente en los indígenas. Explicó que algunos instrumentos como la artesa o tarima de baile, que se labra en madera de parota, es de origen africano, así como la mbira o marimba que se usa en Veracruz y Huautla.
Agregó que también destaca el bote del diablo o tambor, usado en Jalisco, Perú y Brasil, con el cual se llama al espíritu cuando se ha perdido, y pertenece a la familia de los bules que se usan en el Congo. Abundó en que existe influencias en marimbas y xilófonos; así como en el tambor de agua de Yucatán; el bawehai yaqui en sonora; las arpas de dos personas en Guerrero, Michoacán, Costa Chica y Acapulco de Senegambia; incluso, tamborileros de tabasco.
Otra herencia cultural africana se encuentra en las chilenas de la Costa Chica con bandas de viento y guitarra. En el lenguaje, palabras como chuchumbé y chingar son de ascendencia africana. En ritmos están las jaranas, violines y tambores tradicionales mexicanos. La danza de diablos en esa zona, durante la fiesta de muertos representa a quienes lo van a traer del panteón, para que vayan a comer a las casas, la cual es una constante trasgresión de las normas bajo el juego de la minga y el tenango, personajes centrales
Para Natalia Gabayet, en poblaciones de origen africano también se da el queridato, que consiste en tener varias esposas o casa chica, lo que socialmente es aceptado, de ahí que la mujer tenga la carga del hogar. Por otra parte, la idea del nahualismo, creencia de que todos podemos convertirnos en animal, o la de los chaneques protectores se sigue dando, cuando de fuera se manda la ropa al brujo para una limpia.
Finalmente, Gabayet consideró que la Costa Chica está en un movimiento de reivindicación, debido a que en los últimos 50 años varias tradiciones han cambiado, pues la comunicación y telecomunicaciones han movido la cultura y motivado la migración, sobre todo de jóvenes en los últimos 25 años. Indicó que ello ha obligado a repensar y rescatar esta herencia cultural africana, la tercera raíz.

0 comentarios: