lunes, 30 de noviembre de 2015

FINES ECONÓMICOS DETRÁS DE ELIMINACIÓN DE HIJO ÚNICO EN CHINA: FLORES SANTIAGO

Margarita Flores Santiago y Cristina Camacho Ramos
  • Mayor población adulta provoca desaceleración económica: especialista
Por Álvarez González Karla
México (Aunam). La eliminación de la política de hijo único en China tiene fines económicos y demográficos, señaló María Margarita Flores Santiago, politóloga y profesora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México al argumentar las repercusiones que tiene el paso que está dando el país con mayor población en el mundo.

El Partido Comunista de China --que domina la vida política, económica, social y cultural del país asiático desde 1949--, decidió eliminar la política de hijo único vigente desde 1979, para dar la oportunidad de que las parejas puedan tener hasta dos descendientes con la finalidad de propiciar un equilibrio en su población, ya que actualmente hay un desbalance de género y envejecimiento poblacional.

En exclusiva para la Aunam, Flores Santiago apuntó: “China está sufriendo un desequilibrio en su población ya que durante casi cuatro décadas, con su política de hijo único, se tenía preferencia por los varones, mientras que las mujeres eran consideradas desechables”, lo cual provocó inestabilidad demográfica en ese país.

Entre las situaciones desafortunadas que propició dicha política están el abandono a las mujeres y las interrupciones a los embarazos avanzados, fue así como la escasez de chinas provocó “la compra de mujeres de otros países” para que los hombres pudieran casarse y concebir un hijo varón, dijo la especialista.

China, añadió la politóloga, es una de las potencias mundiales más grandes, sin embargo la situación económica de su población no es del todo favorable, hay quienes ven complicado llevar sustento a su casa y pagar los servicios que necesitan para vivir, por ello, a pesar de la apertura del gobierno a un crecimiento poblacional, a las familias puede no interesarles crecer.

“Para que la población china esté dispuesta a tener un hijo más, el gobierno deberá darle mejores condiciones de vida a las familias, es decir, proporcionarles los medios para poder mantenerlo”, pues los gastos en educación, alimentación y vivienda son elevados”, indicó la profesora.

El interés de China por equilibrar su población es para darle solución al envejecimiento de la misma, pues los habitantes con posibilidades de trabajar han disminuido considerablemente, como consecuencia a la política de hijo único. En el país hay más población de adultos mayores que de jóvenes y esto está provocando una desaceleración económica.

Por su parte María Cristina Camacho Ramos, socióloga por la Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Azcapotzalco y profesora de la Facultad de Estudios Superiores Aragón comentó que le parece favorable la eliminación de esta política “porque implica el respeto a las decisiones y a los derechos individuales en el sentido de elegir cuántos hijos deseen tener las personas”.

También en exclusiva concluyó; “Con la eliminación de tal política la población china probablemente considere hacer crecer su familia, aunque hay que recalcar que al interior del país no todos tienen condiciones favorables para vivir, incluso cuando China ha crecido económicamente en los últimos años, lo cual puede ser determinante para decidir concebir otro hijo o no”.

El gobierno busca un equilibrio en el desarrollo del país, sin embargo sus habitantes no se ven convencidos de tener otro hijo, pues su situación no se los permite. Probablemente el cambio en esta política llegó tarde, ya que no se dará de manera rápida la solución al envejecimiento en China, coincidieron las especialistas.







Bookmark and Share

0 comentarios: