lunes, 9 de febrero de 2015

PUMAS SE HUNDE; CAE 3-1 ANTE LEÓN

Por Héctor Alfonso Morales Jurado
México (Aunam). El silencio se convirtió en abucheos, reclamos y enojos en Ciudad Universitaria. En cuanto llegó el silbatazo final, la afición de los Pumas lamentó la caída de su equipo 3-1 ante el León. Rostros cabizbajos en los jugadores locales, ante su tribuna enardecida por la carencia ofensiva de su equipo

Fue la pérdida del invicto de Guillermo Vázquez como local en la liga durante su segunda etapa en el Pedregal. Una Fiera sobria, intensa y contundente victimó a los auriazules para llegar a su primera victoria en el Clausura 2015. En cambio, los felinos se estancan en cinco puntos de 15 posibles.

"El equipo hizo un partido muy flojo, no mostró intensidad, no mostró la lucha, la entrega, gran parte del resultado fue por eso, a parte de las distracciones pero sí parto de que hoy fue de los partidos más flojos que hemos tenido", analizó el estratega del Pedregal.

Mauro Boselli abrió el camino para que los Panzas Verdes lograran llevarse los tres puntos. Al minuto 22, recibió un balón filtrado, el delantero argentino aprovechó la precipitación de Alfredo Saldívar en la salida e hizo el 1-0. Pumas reclamó un fuera de lugar, pero el asistente, pese a lo apretada de la jugada, dejó seguir el juego.

En el partido, León se sintió cómodo. Dominó el mediocampo y preocupó en demasía a la zaga universitaria, que cada vez resiente más la veteranía de su capitán Darío Verón. En un tiro de esquina, Miguel Sabah se encontró sin marca e hizo el 2-0 al 37'.

La reacción de Universidad fue con base en ímpetu que en calidad. La ausencia de Ismael Sosa por suspensión provocó que el ataque felino se achatara y la claridad en sus ideas ofensivas se nublaran. El "Chuco" suele ser el hombre del desequilibrio y este domingo los auriazules padecieron su ausencia.

Eduardo Herrera hizo el descuento para Pumas al aprovechar un rebote en el área al 74. La esperanza volvió al seno universitario, misma que desapareció cuando un viejo conocido les marcó el tercero.

Martín Bravo, quien fue dos veces campeón como futbolista universitario, se encontró solo para fusilar al Alfredo Saldívar. Inmisericorde, puso un cañonazo lejos del alcance del portero de su ex equipo. Pidió perdón a la afición local, prefirió no festejar el 3-1 a favor de los esmeraldas.

"Marqué el último y estoy on sentimientos encontrados, estoy muy feliz y contento con el equipo por el esfuerzo que hizo, veníamos mostrando una mejoría pero necesitábamos una victoria", describió "La Rata".

El gol de Bravo pone a los Pumas como la peor defensiva del torneo. Las malas noticias no terminan ahí, el viernes enfrentan a Tijuana, sublíder del torneo y, en 15 días, choca contra su némesis, el América.

Futuro sombrío se asoma en el Pedregal.



Bookmark and Share

0 comentarios: