jueves, 18 de septiembre de 2014

DE CALLE EN CALLE

Por Dulce Rubí Pontaza Guerrero
México (Aunam). Datos curiosos, antecedentes históricos, buena compañía y nuevos conocimientos sobre distintas calles de la ciudad de México es lo que ofrecen los recorridos históricos que brinda la Secretaría de Cultura del Distrito Federal dentro de su programa “Paseos históricos”.

Es domingo y el reloj marca las 10:45 horas. Ya los nueve guías culturales que conforman el equipo de trabajo que realizan los recorridos están en el punto de encuentro de este domingo, esta vez es en la esquina de la calle 5 de Febrero con la calle Plaza de la Constitución. Todos listos con gorras, sombreros, sombrillas y ropa cómoda para caminar.


Estos recorridos se iniciaron hace más de 30 años con apenas cuatro rutas en el centro histórico, con el objetivo de rescatar la importancia los edificios históricos de la ciudad de México, según Alberta Hernández Arrieta, quien lleva 25 años en la coordinación del programa de paseos históricos.

Poco a poco la gente se comienza a acercar, también con sus accesorios para protegerse del sol y del frío que tal vez los acompañará.

Cerca de las 11:00 horas trecientas personas aproximadamente, ya se encuentran reunidas para comenzar el recorrido; algunos son nuevos, será su primera vez en la que conocerán un poco más de su ciudad por medio de esta actividad; para otros, ya es una costumbre el asistir.

Cada quien elige al guía que desea, tal vez prefieren al guía que mejor explica los recorridos, o quizás, con el que tienen más empatía. Los guías son arqueólogos, arquitectos, profesores, historiadores, dentro del programa toman el nombre de “guías culturales”. Es momento de irse, todos parten del mismo sitio en grupo y liderados por su guía

Cada grupo se conforma con un distinto número de personas, algunos guías salen del punto de reunión con 10 personas y otros hasta con 60 aproximadamente. “A mí no me gusta ir con un grupo tan grande, luego ni escucho lo que dice el guía. Es mejor con poquitos, así los guías te ponen más atención por si quieres preguntar algo”, comenta una asistente que lleva años en presentarse a los recorridos históricos.

La caminata comienza, esta vez el recorrido se titula “Todas las noches a las once”; cada domingo la ruta tiene un nombre distinto ya que este se asigna con base a los hechos ocurridos en las calles o lugar que se va a visitar. En esta ocasión se visita la calle de Don Juan Manuel, protagonista de una leyenda que se contará durante el recorrido, pues según aconteció en dicho sitio, actualmente es la calle Republica de Paraguay. Después se visitará el Templo de Valvanera.

El recorrido comienza, todos se dirigen a la ubicación de la calle que se explicará. En este recorrido el guía expone el por qué la calle se llama así, qué personalidades vivieron en ese lugar, en qué época se construyó, de qué materiales están construidas algunas de las casas de esa calle, los arquitectos que las construyeron, comentan la estética de la arquitectura, la historia de los negocios, y demás datos curiosos e históricos. En algunas ocasiones, entran a aquellas construcciones, claro, con previo permiso que solicitan por medio de la Secretaría de Cultura. Actualmente este programa cuenta con aproximadamente 200 recorridos.

Esta ruta dura aproximadamente de dos horas y media a tres, todo depende del guía, pues unos suelen demorarse más que otros.

Durante el recorrido algunas personas compran un agua, un pan, un refresco, lo que se les antoja; unos prefieren cargar su banquito y sentarse cuando el guía les comienza a explicar; otros escriben notas de lo se les narra o toman fotografías. Las preguntas no se hacen esperar, algunas de las personas que asisten son curiosas y cuestionadoras, ellos hacen preguntas con referencia a lo que se les explica.

Estos recorridos se llevan a cabo todos los domingos del año, menos lo días festivos en los que se hace uso del zócalo capitalino como el 16 de septiembre, pues esto puede afectar el trascurso de alguna ruta.

Entre organilleros, gente, tiendas, cafés, restaurantes, carros y el ruido de la ciudad el recorrido se lleva a cabo. La observación es fundamental para la actividad, la interacción entre personas y la convivencia hace de esa una experiencia placentera. Cuando finaliza, cada quien toma camino por su propia cuenta.

Los guías reparten volantes en los que especifican las rutas de cada mes, así como las ubicaciones de los puntos de encuentro, los programas mensuales se pueden encontrar en las páginas oficiales del programa o en la Casa de los Condes Era y Soto ubicada en el centro histórico.






Bookmark and Share

0 comentarios: