martes, 7 de febrero de 2012

OFRECE LA UNAM TERAPIAS A TRASTORNOS OBSESIVO-COMPULSIVOS

Por César Fuentes
México (Aunam). Los trastornos obsesivo-compulsivos (TOC) son tratados de manera efectiva en la Facultad de Psicología de la UNAM mediante la combinación de fármacos y terapia cognitivo-conductual, aseveró Andrómeda Valencia Ortiz, responsable del Centro de Servicios Psicológicos Guillermo Dávila.

Señaló que los casos severos son atendidos por un médico psiquiatra, que orienta sus prescripciones al control de los niveles de neurotransmisores, mientras que el terapeuta facilita al paciente estrategias para aminorar su ansiedad.

A través de la Dirección General de Comunicación, la doctora en psicología explicó que en el enfoque cognitivo-conductual, se conjuntan estrategias y técnicas para el aprendizaje de patrones de conducta.

Expuso que los TOC tienen dos componentes fundamentales, el primero relacionado con las ideas repetitivas y recurrentes, y el segundo, con el comportamiento.

“El individuo desarrolla pensamientos falsos respecto a que si realiza ciertas actividades puede controlar su entorno, como cerrar 10 veces una puerta para aminorar el temor de que un extraño entre a su hogar” dijo.

Este comportamiento se relaciona con estrés o ansiedad y es considerado un problema de salud mental, pues el sujeto sufre por no tener el control y actúa en consecuencia. Así, puede llegar a abandonar sus labores y responsabilidades cotidianas y generar malestar individual, familiar o social, aseguró.

Valencia Ortiz precisó que a quienes se les diagnóstica este tipo de trastornos se les enseña a discrepar entre sus ideas y lo que sucede en el entorno. “Si piensa que debe lavarse las manos, se le brindan herramientas para que antes aminore la conducta, a fin de posibilitar un cambio en su comportamiento y en sus pensamientos”.

La experta agregó que también se apoya a los familiares del paciente para que comprendan la forma de actuar de éste.

Por otro lado, mencionó que hay personas muy cuidadosas con el aseo de su hogar, muy ordenadas y metódicas; lo cual muestra rasgos de personalidad obsesiva pero no un problema de salud mental.

No obstante, la académica universitaria, recalcó que si se presenta malestar, incomodidad, enojo o frustración por no tener el control sobre las situaciones, es momento de reflexionar acerca de nuestros límites.





Bookmark and Share

0 comentarios: