jueves, 27 de mayo de 2010

FMVZ: PIONERA EN CALIDAD DE PECES ORNAMENTALES Y DE CONSUMO

Por Zaira Vázquez
México (Aunam). En el Departamento de Producción Animal: abejas, conejos y organismos acuáticos, dependiente de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, se prepararan profesionales para la prevención, detección y tratamiento de enfermedades en organismos acuáticos para su venta (en el caso de peces de ornato) y consumo humano.

En entrevista para Aunam, Fernando García Gómez, profesor de Medicina y Zootecnia Acuícola de la facultad, explicó que en el departamento se hace una producción de especies ornamentales, rápida y de calidad, para ser vendida a buen precio, además se busca tener los conocimientos en genética de dichas especies para mejorar las características fenotípicas (físicas) como el color y tamaño.

Respecto a lo anterior se busca que sean organismos resistentes y sobre todo que posean alguna característica que los distinga de otro, sin afectarlo, para buscar atrapar la atención del consumidor, poniéndole en sus manos este ejemplar único y ofreciéndolo a un mayor valor en el mercado, como en las especies de peces: japonés, espada, beta y perico enano. También se reproducen para abastecer, en caso de escases al Centro de Educación Ambiental Acuexcomac.

Respecto a los peces para el consumo humano, como la carpa, tilapia, bagre y trucha, la dependencia es la encargada de formar profesionales capaces de hacer una producción eficiente, a través de conocimientos previos de biología, requerimientos nutricionales, tipos de cultivo; se enseña al profesional a manejar las carencias en caso de que no haya ciertos productos para lograr lo anterior, así como a dar un tratamiento adecuado a través de los conocimientos adquiridos teórica y prácticamente.

La enseñanza-práctica es llevada a cabo en las granjas acuícolas privadas o del gobierno, uno de los ejemplos es el Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Ganadería Tropical (CIEGT) Tlapacoyan, Veracruz. En dicho lugar tienen una producción del pez Pargo UNAM, en donde llevan una línea de investigación de producción para mejoramiento genético.

Dicho pez fue puesto a disposición a los productores para lograr tener un organismo de mejor calidad. En el caso de la tilapia, que es otra de las especies más importantes de producción, se busca que tenga mejor calidad de carne, resistente a enfermedades, de un color llamativo, con el fin de estimular más el apetito del consumidor y a cambio tener un buen costo

Fernando García añadió que también en dicha área se estudian los crustáceos, aunque, aclaró no se hace una producción de éstos en el laboratorio debido a qué son de agua salada y mantener dicho sistema representa un mayor costo, aparte de la falta de equipo adecuado.
Aunque los crustáceos se estudian únicamente para consumo, la importancia de analizarlos radica en detectar enfermedades que en algún momento puedan afectar al ser humano, como lo es el caso del camarón. Respecto a esto, afirmó Fernando García, “recordemos que México es un país exportador, principalmente a Estados Unidos”.

El camarón, las langostas o los langostinos por ejemplo son vistos como especies de consumo pero sólo se emplean para producción en las granjas y no en el laboratorio.

Fernando García, explicó que se estudian las plantas acuáticas importantes para el ambiente y el alimento del pez, debido a que “una parte crítica en la alimentación de organismos acuáticos son sus fases larvarias que requieren de alimento vivo como microalgas, rotíferos, nauplios de artemia, entre otros, los cuáles pueden ser ingeridos por los organismos debido a su tamaño tan pequeño, sin embargo si no cumplen del todo con los requerimientos nutricionales impiden un desarrollo adecuado de los peces”

Otro aspecto que rescató el profesor fue que las plantas acuáticas “si bien pueden ser utilizadas como alimento en algunas especies, en el caso de acuariofilia son utilizadas como producto ornamental, que además de servir como adorno generan oxígeno para el acuario”.

También se enseña a montar un acuario, la reglamentación y los tipos adecuados de plantas para tener este establecimiento. En las granjas se enseña a cultivar las plantas acuáticas.

Por lo anterior, explicó García, el principal proyecto del departamento es “lograr tener un laboratorio adecuado dentro de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, para la enseñanza-práctica, con el fin de preparar al alumno para que realice grandes y mejores alimentos para el consumo humano”.

Es importante mencionar que en dicha área, se analizan las tortugas, iguanas, ranas y cocodrilos, debido a que, según el experto, “una parte de su vida la realizan en agua”. En el caso de las tortugas, ranas e iguanas de ornato es sólo para su venta, en otras especies en extinción es para su preservación y cuidado.

En el caso de los cocodrilos, también se vela por sus cuidados, aunque con el fin de una mejor calidad de piel para hacer productos como zapatos o cinturones por ejemplo, así como para la repoblación en su medio natural, “siendo esto lo más importante”, afirmó el profesor.

Para que todos los animales acuáticos anteriormente mencionados estén sanos y sean de calidad, los profesionales se encargan del estudio del líquido vital, esto es, saber el manejo de aguas residuales para dejar el agua adecuada a través de un pretratamiento.

El experto afirmó que dicha área ha sido de poco interés tanto para su difusión como para el estudio de los veterinarios; sin embargo, “brinda conocimientos de fisiología, taxonomía, anatomía, farmacología para suministrar medicamentos, en donde se lleva el mismo tipo de control de calidad en la producción que en los bovinos, borregos, aves, conejos, y que ofrece una rama amplia para el desenvolvimiento profesional en otras ramas y que en otras materias son elementos muy valiosos”.

La contribución social, afirmó el profesor de acuicultura, desde el punto de vista productivo es que se generan alimentos de calidad para el consumo, se estudian las enfermedades de los animales y también las que afectan al ser humano (zoonosis).

En el caso de los crustáceos, afirmó, se forman profesionales para el manejo y prevención de animales, así como para producir camarón de consumo.

Por lo tanto, respecto a los peces de ornato, se busca fijar algunas características y para peces de consumo humano se maneja su genética con la intención de obtener un producto de calidad.

Finalmente, afirmó Fernando García, “recordemos que estos animales forman parte de la alimentación o dieta importante para el ser humano y que la calidad de proteína de un pez es mejor que la de los bovinos o un pollo. También buscamos generar conciencia de los cuidados que merecen dichos organismos”.



Bookmark and Share

0 comentarios: