domingo, 5 de abril de 2009

PRESENTAN ANTOLOGÍA DIDÁCTICA DEL TEATRO MEXICANO

Por Teresa Noyola
México (Aunam). El teatro nacional cuenta con un nuevo referente obligado de consulta; la Antología didáctica del teatro mexicano (1964-2005) está disponible, para quienes deseen saber un poco más del arte escénico contemporáneo del país.

I ACTO
El reloj ya marcaba más de las 6:00 pm, justamente diez minutos después de las seis. Las butacas del Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras se encontraban casi completamente ocupadas. La gente charlaba, viejos amigos se estrechaban las manos y de vez en cuando se escuchaban chasquidos de beso, de esos besos que generalmente se dan al aire cuando se saluda a alguien. Abrazos, prisas y risas, pasando los 10 minutos después de las seis.

Justo cuando el alboroto de los saludos comenzaba a crecer, una mujer se paró frente pódium. Hilda Saray Gómez saludó a la audiencia, que paulatinamente fue apagando su voz para dejar escuchar sólo la de la presentadora… y la de los ventiladores que rápidamente enfriaron el lugar.

Las miradas se fijaban en los cuatro sujetos en la mesa del frente. Armando Partida, Alejandro Ortiz, Emilio Méndez y Oscar Armando García, profesores de teatro mexicano en dicha facultad. Curiosamente, había cinco letreros, uno de ellos no tenia rostro alguno en el cual concentrar la mirada; en cambio, durante la charla sí se logró escuchar "su voz".

II ACTO
El frío comenzaba a calar a algunos de los presentes cuando se escuchó la voz de Emilio Méndez; preguntas, respuestas, frases extraídas de diversas obras teatrales dieron ritmo a la primera parte de su presentación. Entre sus palabras, que retumbaban en las paredes del Aula Magna, se podía leer el entusiasmo y la emoción de encontrarse con un trabajo de este tipo, al que nombró “un nuevo norte para orientarse en la dramaturgia de cambio de milenio”.

A su voz le siguió la de Alejandro Ortiz, quien con comentarios cómicos dejó claro que las obras contenidas en la Antología didáctica del teatro mexicano (1964-2005) no obedecen a gustos particulares, sino por las aportaciones que aún hacen al teatro nacional.

Entre un presentador y otro, la voz de Saray interrumpía para dar paso al siguiente en tomar el micrófono. Armando Partida fue el tercero, e involucró al público en las profundidades de este libro, y contextualizó a la audiencia sobre la dificultad de hacer este tipo de trabajo. También elogió la actitud de Armando García, al permitirse proponer un proyecto de esta naturaleza.

Después vino la voz del ausente, del nombre que nunca tuvo un rostro; la voz le fue prestada por Emilio Méndez. En un lenguaje suave, narrativo, sarcástico y casi poético, fluyó el texto que envió José Luis Ibáñez, para que alguien le prestara voz y tono. Se trataba de una critica a lo que se hace de teatro, al libro mismo.

Ibañez reflexionó, en su texto, sobre las más de mil páginas con las que cuenta la antología, dividida en dos tomos: “Tanta vida pugnando por ser teatro, tanto teatro pugnando por ser estudio de literatura, de conflictos”.

III ACTO
El aplauso y las risas de la gente seguían en el ambiente cuando Óscar Armando García, coordinador de la antología, se dirigió a los asistentes. Entre la explicación del apoyo a los proyectos y la aclaración de que serán varias antologías: mexicana, iberoamericana y medieval, contó las anécdotas que lo llevaron a la idea de realizar este proyecto.

Risas, confesiones, aclaraciones y agradecimientos a la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco y a la Editorial EOM y, claro, a sus colaboradores.

“Ojala que el teatro universitario vuelva a tener confianza en los autores mexicanos”, concluyó Armando García, no sin antes emocionar a los presentes al mencionar a los autores cuyas obras se encuentran en las páginas de la antología: Carlos Olmo, Hugo Salcedo, Luis Mario Moncada y Concepción León Mora, entre otros tantos.

Para finalizar, se pusieron en escena diversos actores, para mostrar al público la riqueza del teatro mexicano contemporáneo.

0 comentarios: