miércoles, 19 de septiembre de 2018

POPULAR SANTA TERESA: DE CIUDAD PERDIDA A AUTOCONTRUCCIÓN DE UN FUTURO

Por Mariana Cristina Chávez Pedroza
Ciudad de México (Aunam). Cargaba un lavadero y una estufa sobre su espalda, el peso de ambos artefactos le hacían jadear, pero la mano de su reciente esposa le motivaba. Ambos sabían que por fin vivirían en la casa que tanto se prometieron tener desde que salieron de su comunidad en el Estado de Puebla. Con gran esfuerzo construyeron un hogar, buenos amigos, vecinos, una iglesia e incontables sueños. Hoy el rostro de Don Ricardo y Doña Berta sobresale de la parrilla y las dos freidoras que están colocadas en el tramo de la banqueta frente a su hogar.

Calle Akil en 1970 y 2018

Es uno de los tantos comercios y familias que aparecen cada noche en la colonia Popular Santa Teresa para completar el gasto semanal. Las papas bañadas en agua se escurren en un recipiente amarillo, cortadas en la famosa forma francesa, listas para ser freídas en aceite que, al tener contacto con ellas, suena alegremente.

Hace más de cuarenta años, la Popular Santa Teresa se caracterizaba por sus caminos de tierra que en época de lluvia impedían el paso a todos sus habitantes. Nadie salía de sus hogares, las calles se convertían en ríos que llevaban consigo lodo y piedras en pequeños y medianos tamaños. Algunos de los que fueron niños en aquella época, recuerdan que, al aumentar el nivel de los ríos de temporal, podían disfrutar de un chapuzón en época de calor y sentir por un instante como si estuvieran en la playa, para aplacar el sueño de nadar entre las inmensas olas de Acapulco.

La mayoría de las personas que pusieron piedra por piedra con sus manos y sudor para el nacimiento de la colonia, eran trabajadores provenientes del interior de la república mexicana. Hombres y mujeres de color moreno o pálido, cabello negro, ojos castaños, piel agrietada, cutis lozano y ganas de encontrar la vida resplandeciente que se marchó un día de sus pueblos de origen.

El ambiente es fresco y constante, a pesar de que existen cinco tipos de climas que van desde el clima templado subhúmedo hasta el semifrío húmedo, con una temperatura anual que va de los 10°C a 12°C como media. Nadie trae abrigo, la gente goza de traer los brazos desnudos, aunque el calor no es el pan de cada día, estar expuesto a esté da una sensación de ardor y quemazón.

La colonia se localiza en la Alcaldía de Tlalpan, Ciudad de México, antes delegación del antiguo Distrito Federal, asentada en suelo volcánico con pendiente en todas sus calles, implica de gran valor y condición física para subirlas. Es una de las tantas colonias que están en la periferia de la Ciudad de México, las cuales fueron habitadas por los famosos paracaidistas, gente que cercaba su terreno con hilos, para posteriormente construir sin necesidad de papeles que le atribuyeran el derecho a tener un hogar. Sin embargo, la construcción fuera de los planes de las autoridades del lugar, tenía un procedimiento definido para que la persona interesadas obtuviera su pedacito de tierra.

“No, fue de palabra con los mismos vecinos de allá arriba, ellos mismos nos ayudaron y mi esposo tuvo un policía que le ayudó hacer la casita (…) estábamos muy jóvenes, yo entonces tenia 19 años y mi esposo 20, incluso no querían darle el terreno porque decían que si estaba casado, porque tenía uno que estar casado para tener terrenito” afirma Doña Berta, una de las 7 mil 376 personas que, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el año 2010, adquiridos del Inventario Nacional de Vivienda 2016, habitan en la mejor conocida Popular.

Algunas familias pagaron por su terreno, pero en general bastaba con la buena voluntad de ayudar a tu conocido o al conocido de tu conocido, el dinero se destinaba para las mordidas de los policías o supervisores de la zona. La guardia montada, una especie de policías que al parecer provenía de la delegación Tlalpan y eran , los mismos vecinos o los perros, eran quienes cuidaban del espacio hasta que la casa estaba terminada.

Don Ricardo recuerda con una espléndida sonrisa de oreja a oreja, que “se ayudaba uno en cuestión de trabajo, en un tiempo fue así, por ejemplo, Don Víctor me ayudó hacer mi casa (…) y no se les cobraba nada, es que era ayuda, na más la comida y la cerveza, terminaba uno bien borracho pero feliz y más la casera.”

Los líderes, encargados de organizar la construcción, dar los terrenos y planear la figura de las calles, eran los únicos que podían llegar a pedir algún futuro poblador 100 pesos por la entrada y 300 pesos más para regresar a la naciente colonia. La feria era destinaba a los dueños de los terrenos, quienes formaban una organización campesina dedicada a destinar terrenos de la periferia a trabajadores mexicanos.

Calle Bochil en 1974. Calle Labna 2018

Está fue la fórmula a seguir para tener un lugar que, con ayuda, tiempo y trabajo, se convertía en un hogar en la Popular; muchos no desaprovecharon la oportunidad. Don Andrés Tapia, el famoso “maestro de obra” del lugar, después de cada jornada en la construcción, iba con pico en mano a tirar un tosco montículo de piedra; lugar en el que ahora viven 3 familias, en una casa desalineada, curtida en las paredes, extendida por todos lados y llena de sentimientos; como una gran cantidad de viviendas lucen de la misma forma hoy en día, con techos de lámina y construcciones sin colado, aplanado o concreto.

La colonia creció como “Dios nos dio a entender”, es decir, de manera anárquica. Estructurándose de acuerdo a los conocimientos de los hombres que llegaron a concebirla, ya que la mayoría trabajaban o trabajaron en alguna construcción dentro o fuera de la Ciudad de México. Aproximadamente comenzó en los años 60 y sigue en la actualidad desarrollándose, “aunque sea hacia arriba” como relataba el difunto padre de Doña Benigna García, esposa de Don Andrés Tapia: “mi papá decía que en la ciudad vivían unos encima de otros, cuando llegamos supimos porque”.

Durante el sexenio del expresidente López Portillo varios llegaron habitar la colonia que hoy pertenece al municipio de Tlalpan, pero que antes era parte de la ex delegación Magdalena Contreras. En el inicio no había servicios básicos, en su lugar abundaban los quelites, las flores silvestres, las víboras de cascabel, los pájaros, infinidad de insectos y hasta murciélagos que picaban los árboles frutales; es hasta la presidencia de Miguel Alemán, con su ambicioso proyecto modernizador, que se instaló el agua y la luz.

Sin embargo, durante el proceso de instalación para el agua y la energía eléctrica, existió apoyo insuficiente por parte de las autoridades, evento que marcó la relación entre habitantes y gobierno. La cicatriz puede palparse en los recuerdos de Doña Berta. Sentada en los escalones que conducen a su tienda de abarrotes, tuerce la boca y frunce el ceño al recordar el abandono de los gobiernos. Prefiere mantener viva la imagen de la primera pavimentación de su calle:

“Cada quien su pedazo, todos andábamos emparejando nuestro pedazo, niños, señores, todos emparejando nuestro pedazo, estaba bien bueno nuestro concreto (…) mientras estuvo nunca se abrió, y siempre ha bajado el agua refeo, y nuca se hicieron huecos, nunca lo levantó, el que echaron, a cada rato hay parches por todos lados, nos levantaron todo y fue un partido en época de elecciones”.

El urbanista Marco Coronado, estudiante de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), comenta que la autoconstrucción es algo común en el antes y el ahora del desarrollo urbano de la Ciudad de México por la infinidad de requisitos que succionan tiempo y dinero de las personas, así como la negligencia de las autoridades antes, durante y después del asentamiento:

“…el costo por metro cuadrado en las periferias [al de] la ciudad, son más bajos por no estar dentro de la zona central (…) la construcción sin permiso se vuelve una opción por[que] las licencias tienen costos altos [y] los requisitos impiden el buen desarrollo y legal de estos. Desde mi punto de vista, a las autoridades no les importa de ninguna manera el crecimiento o la falta de planeación siempre y cuando les lleguen al precio”.

Los contrastes, no obstante, existen. Tanto Don Ricardo y Doña Berta, como el fallecido Don Andrés y Doña Benigna, lograron un amparo, junto con todos los vecinos de la Popular, para regularizar su predio durante la jefatura de Andrés Manuel López Obrador, mejor conocido como “el Obrado”, a quien identifica la gente como protector de sus hogares, a pesar de que hay inconformidades con el actual gobierno de Morena, en Tlalpan.

Gracias al proceso judicial la mayoría de los colonos superó el amparo y obtuvieron sus escrituras en el zócalo de la Ciudad de México, las cuales tuvieron un costo de 2 mil 500 pesos por el papeleo. El único inconveniente es el nombre de las calles que al inicio de la colonia tenían nombre de horóscopos y que años más tarde fueron bautizadas con nombres mayas:

“En las escrituras ya viene el numero de lote y de manzana, ya no es el que tenemos, y son muchos papeles los que hay que cambiar, hay que cambiar todo, agua, predio, luz y las actas de nacimiento de nuestros hijos que están así, y hay que hacerlo antes de que me vaya [muera]”, afirma Don Ricardo que lucha porque su casa crecida como Dios da a entender, quede para sus 3 hijos y 6 nietos.

La nostalgia encuentra espacio en la charla al tocar el tema familiar. Los colonos evocan aquel tiempo en el que abrieron los primeros pozos de agua en Pedregal del Lago, lugar dador de vida en el agua brotada de la tierra y ríos naturales. Antes la población hacia largas filas en lo que era la única toma de agua a la redonda; está se encontraba en la calle Akil y existía la regla no dicha ni escrita del no abuso, porque todos necesitaban agua y por lo tanto, debían pensar en todos.

Posteriormente, los líderes, como Don Ángel (finado), Don Lorenzo, “El Güero”, Don Ceballos, Don Lupe, Don Trejo, entre otros, lograron traer pipas de agua semanales. El agua se suministraba en diversos puntos de la colonia, como en la esquina de la calle Bochil, llamada virgo en un principio. Era una de las paradas de las pipas, la gente salía con sus tambos y cubetas numerados por calle y vecino, para intentar obtener el líquido vital para la vida durante toda la semana. “Llegaban las pipas del departamento, no sé quiénes eran, creo que la delegación, pero na más venían a eso y cogían vuelo pa irse”, comentó Doña Benigna mientras dirigía una triste mirada hacia el suelo.

A la izquierda primeros colonos en 1968 y a la derecha construcción de la secundaria técnica 93 en 1985

El proceder de las autoridades no mejoró con el tiempo, lo que llevó a la desconfianza y el rechazo general de la población de la Popular; a pesar de que la colonia goza de los servicios básicos, los problemas siguen.

La construcción en parte ha sido responsabilidad de los habitantes, en algunos casos del Instituto de Vivienda de la Ciudad de México (Invi), ya que la población crece con los años, porque los hijos vuelven con sus familias a su lugar de origen por razones económicas. Muchos temen que los multen por hacer autoconstrucciones sin permiso, pero admiten que a veces no quedan opciones en un país con autoridades fantasmas y corruptas, y empleos indignos o insuficientes.

“Sí, fugas de agua ha habido, las reporta uno y nunca vienen, a veces los mismos vecinos las arreglan (…) las casas las hicimos, el mercado, la iglesia que es de todos, la autoridad no se acordó, éramos la ciudad perdida (…) hay familias que se vienen para acá porque, aunque sea donde vivir tienen, porque, porque tienen un familiar, tienen necesidad (…). Antes solo éramos ella, Salvador y yo, ahora somos más y después nacieron hijos de los demás (…) antes el terreno nos quedaba grande ahora nos queda chico”, comentó Don Ricardo, con gran pesar en su voz por sentir que la vida probablemente no cambie.

El INEGI reportó en el último censo poblacional, que la colonia Popular Santa Teresa esta compuesta por mil 957 viviendas, es decir, un aumento entre el 18-21% de hogares en comparación a los datos del año 2003. Héctor de Mauleon, en una nota de El Universal, menciona que este fenómeno urbano es la tendencia de expansión en la Ciudad de México, la cual es crecer hasta conectarse con Pachuca, ciudad del Estado de Hidalgo.

Durante mucho tiempo la ciudad creció hacia el norte y el oriente, por las características del suelo como un relieve más plano, mayor presencia de infraestructura e industrias y la añeja disponibilidad de suelo. Desde el 2005 hasta el 2010, las delegaciones de mayor población, como Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Benito Juárez, Iztacalco y Coyoacán, tuvieron incrementos menores a 29 hectáreas. Pero en el Sur se comienza a observar un efecto contrario.

En Tlalpan y Xochimilco se detectaron aumentos mayores a las mil 100 hectáreas en los mismos años. Esto se debe a la disponibilidad de suelo en la parte Sur de la ciudad y el agotamiento de lotes en el centro y norte. Esto hace de Tlalpan un paraíso para las inmobiliarias, pero también un destino al que recurre la gente que llega de otros estados, e incluso, para los hijos y sus familias que llegan a vivir en la casa que es de sus padres.

Los habitantes de la Popular confirman que, debido al incremento de casas y personas, hay cortes de agua más seguido; falta de tuberías internas para administrar agua en los hogares; tinacos; cisternas; baños bien construidos, pues no es suficiente que el INEGI en su censo 2010 afirme que toda la colonia goza de un baño si estos se encuentran en condiciones deplorables (sin regaderas, sin tubería, con tazas de baño incompletas, etc); así como transporte insuficiente; falta de un parque, médicos y lugares comunitarios.

A la derecha una construcción en 2014 y a la izquierda una de las tantas banquetas de la colonia que no cumplen con su función

En últimas fechas, el deseo es por el acceso al agua potable constante, ya que nadie aspira al agua dulce que antes podía ser bebida al instante que salía de la llave. Hay vecinos que afirman haber visto a una empresa líder en ventas de refresco, “venir por el agua de los pozos” que antes suministraban aquella agua pura y deliciosa, pero por miedo e insuficiencia de tiempo nadie denuncia: “De que hay más gente hay, de que pasan cosas, sí, pero la cosa está difícil siempre, no hay dinero, por eso están aquí todos, y como digo: así está la cosa, la cosas es así y qué le vamos hacer”.

Las banquetas son la otra cara de la problemática, al estar invadidas por jardines y negocios privados, nuevas construcciones o ser usadas como lugares para estacionar automóviles por los mismos habitantes, representan un factor de riesgo para la comunidad, pero el problema se ha vuelto menos visible ahora que hay pavimento en lugar de tierra: “La gente se enoja, es un tema muy muy duro, y fíjate que nadie de los futuros presidentes lo toca (…) como dice un señor debería de haber hasta una rampa para discapacitados (…) pero aun así la colonia está bien, tiene calles anchas, no como los de la Magdalena [Contreras]”.

La exdelegada Claudia Sheinbaum intentó hacer una mejora urbana de esta colonia en 2015, pero no hubo un seguimiento según testimonios de los habitantes, a pesar de que reconocen algunos su atención constante cada jueves que recibía en su oficina a cualquier habitante tlalpeño.

El urbanista Marco Coronado explicó que revitalizar los barrios no se reduce a embellecerlos para las fotos, hay que tomar en cuenta todo un contexto para tener la seriedad necesaria, que dé como resultado, una verdadera estrategia de desarrollo urbano que beneficie a los habitantes, aunque admite que no todo depende de que una construcción se haga conforme a la ley y las normatividades, existen factores económicos y sociales que considerar:

“No se puede generalizar los procesos de crecimiento en otras ciudades, cada ciudad tiene necesidades diferentes entre ellas y eso es algo que los gobernantes no ven, utilizan los mismos procesos que ciudades europeas cuando de ante mano como sociedad el tipo de educación ciudadana son totalmente diferentes (…) deben realmente ayudarlos, redefinir su espacio [por ellos mismos] es poco probable por las condiciones económicas y sociales de las personas que viven así en la periferia”.

Las cuestiones de seguridad no llegan hacer ruido entre los habitantes, las personas creen que el suelo volcánico los salvará de cualquier sismo posible. La normatividad del Reglamento de construcciones para el todavía Distrito Federal, menciona en su artículo 35 y 42, que es necesario contar con un director responsable de la obra y/ o algún experto que supervisen la “buena” edificación. De acuerdo a declaraciones hechas por los colonos, muchos no cuentan con estos expertos a pesar de tener los papeles “bien derechos”, o simplemente confía más en quienes fundaron y edificaron la colonia, por lo que dejan el aspecto legal para después.

A veces puede creerse que regularizar los predios, que son hogares para cientos de familias, son cuestiones reducibles a marcos jurídicos aislados del ambiente en el que están inmersos los predios. La realidad es distinta. La historia y los rostros de los habitantes de la Popular dejan en claro que el proceso en cómo se inició su colonia, impacta en su forma de vivir y hacer las cosas actualmente.

No es por mera justificación o por generar un proceso de victimización de los habitantes de esta colonia, sino que es el sentido que Hanna Arendt, filósofa y teórica política alemana, decía que el comprender es investigar. Estos testimonios y cifras, de difícil acceso y poca actualización en las páginas oficiales que puede consultar el público, confirman el abandono de las autoridades y la corrupción inmersa en prácticamente toda la estructura de gobierno en el país.

Las necesidades económicas, políticas y sociales a nivel nacional e internacional se combinan con la falta de educación, en un sitio donde la mayoría de su población no sobre pasa los 9.3 años de estudio en promedio y en el cual, las formas en que se aprende a vivir son en la generalizada ausencia de oportunidades, e incluso en la creciente desesperanza que sumerge en la pasividad. Estas son algunas de las razones que explican el crecimiento anárquico de una comunidad con apetito de seguir persiguiendo a la felicidad.

Dicho crecimiento incontrolado en las periferias urbanas, principalmente la ocupación de áreas inadecuadas para un equilibrado desarrollo urbano. En las últimas cinco décadas ha sido parte de las características esenciales de la urbanización de la ciudad de México, a lo que el urbanista Marco Coronado lo liga con la autoconstrucción, que es construir por tu propia mano o con los recursos de tu alcance, tal como lo hicieron y lo hacen estos pobladores; razón por la que las autoridades deben hacer trabajos vinculantes con este tipo de colonias, al tomar en cuenta sus necesidades y contexto específicos de vida, ya que otras propuestas, como la descentralización de la ciudad, son rechazadas, no analizadas y no remplazadas por otras propuestas.

La colonia Popular Santa Teresa se aferra a sus tradiciones, a su religión, en especial a Santa Teresa quien da nombre a la colonia y suscita una celebración en grande cada 15 de octubre; al espíritu comunitario que todavía queda y se desborda ante las desgracias y los fallecimientos de gente que fundo el hogar de todos los colonos.

Para tratar día con día, salario mínimo tras salario mínimo, rezago educativo tras rezago educativo, cortes de agua, banquetas irregulares, promesas de autoridades y partidos; cerrar una de las llagas del corazón de la ciudad de México, la ciudad en la que dicen que no pasa nada, pero que en el contorno de sus líneas territoriales esconde a más de una ciudad perdida.









Bookmark and Share

Leer más...

CANAL ONCE INVITA CONOCER LA CIUDAD DE MÉXICO A TRAVÉS DEL TIEMPO

Por: Andrea Albarán
Ciudad de México (Aunam). Canal Once y “Especiales la Ciudad de México en el Tiempo” se unieron para crear una serie de seis episodios documentales donde se observa la evolución y transformación de la Ciudad por medio de un archivo fotográfico inédito.


“Especiales la Ciudad de México en el Tiempo” nació como un proyecto de cápsulas transmitidas en el programa “Itinerario” de la televisora politécnica. En ellas, se vincula a los espectadores con el pasado y presente de la metrópoli, sus transformaciones, el pasado lacustre y datos que responden las más variadas interrogantes sobre la historia detrás de las construcciones.

Debido al interés del público, se amplió el espacio de las cápsulas a 30 minutos. En esta primera temporada se trazó una ruta por el Centro Histórico, pero se planea que posteriormente pueda ampliarse a más puntos de la Ciudad.

El conductor y creador, Rodrigo Hidalgo, mencionó que a pesar de que la ciudad pueda resultar desagradable por el desarrollo urbano que la hace difícil de transitar, tiene “un carácter muy especial” y lo que la hace valiosa son las historias que tiene por contar.


También, invitó al público a salir, conocer y “ser parte de la crónica de la ciudad”. Algo que permitirá resguardar el amor y cuidado por la capital de nuestro país, que es el espacio donde
“transcurre nuestra vida”. Esto en la presentación que tuvo lugar este martes en el antiguo Colegio de San Idelfonso.

El programa también tiene como objetivo el recuperar la historia de las edificaciones para defenderlas, pues parte de la idea de que el conocimiento empodera a la comunidad.

La serie, podrá verse a partir del viernes 21 de septiembre a las 13:00 horas con repetición el domingo a las 2:00 pm y bajo vídeo en demanda, en la página del canal: https://canalonce.mx/




Bookmark and Share

Leer más...

PROYECTAN “VERGÜENZA” EN EL MUSEO UNIVERSITARIO DEL CHOPO

Por Eduardo Patiño
Ciudad de México (Aunam). Para conmemorar el centenario del natalicio del director Ingmar Bergman, proyectaron en el Museo Universitario del Chopo, la película “Vergüenza” o Skammen, en sueco.


Skammen es considerada una de las obras cumbres de Bergman, y cuenta la historia de una pareja de músicos, Jan y Eva Rosenberg, cuyas vidas se ven envueltas en una guerra civil sin nombre.

La película fue filmada en 1968. Narra el cómo tanto las vidas, como las personalidades de los protagonistas, evolucionan mientras son forzados a actuar acorde a un conflicto bélico.

Bergman pretendió que la audiencia sintiera la tensión constante de vivir asolada por la guerra. “Vergüenza” consigue que el espectador se mantenga en la orilla de su asiento durante gran parte de la función.

A pesar de que Vergüenza fue estrenada en 1968, durante la Guerra de Vietnam, Bergman, en ese entonces, negó el haber basado el conflicto de la película en algún acontecimiento real, sin embargo, aceptó el tener interés en contar la historia de “una pequeña guerra”.

La película enseña que, en todas las guerras, la peor de las suertes no es para los que mueren, sino para los que tienen que seguir vivos durante ellas.




Bookmark and Share

Leer más...

LA MAGIA DE LA LUZ: TODO ES CIENCIA

Por Eduardo Patiño
Ciudad de México. (AUNAM). El doctor Rufino Díaz presentó la conferencia La magia de la luz con base en diversos experimentos en las particularidades y los fenómenos que puede tener la luminosidad de la Tierra y en el universo conocido.


En el auditorio de La Casita de las Ciencias en Ciudad Universitaria, en total oscuridad, el doctor en Física comenzó explicando que “todo lo que sabemos del espacio exterior, del universo viene a través de la luz y la observación”.

Enseñó a la audiencia algunas propiedades de la luz, muchas de ellas utilizadas en la astronomía para entender el funcionamiento de los astros.

El doctor repartió algunas tarjetas con “lentes especiales” integrados a ellas. Comentó que dichos lentes tienen la capacidad de ser usados para la “espectroscopia”, o bien, el estudio del espectro de la luz.

Encendió lámparas hechas de distintos gases y materiales, como helio y neón; las cuales transmitían luz de distintos colores que el público pudo observar a través de los lentes.

Con esto, explicó que así es como los astrónomos pueden clasificar a las estrellas, pues dependiendo del espectro observado, es posible conocer los materiales de los cuáles está hecha la estrella.

Rufino Díaz confesó que los lentes que el público usaba, eran pedazos recortados de discos, afirmó que el material del cual están hechos es perfecto para ser usado en la espectroscopia.

Utilizando una lámpara ultravioleta y algunos frascos con merthiolate de distintos colores, Díaz explicó el fenómeno de la fluorescencia, refiriéndose al proceso de “cambiar de color la luz” con el uso de sustancias particulares.

En un segundo experimento, el doctor Díaz utilizó apuntadores láseres y proyectó esa luminosidad en contenedores acrílicos con agua y miel. Al hacerlo, el rayo de luz se curveó dentro de los recipientes, formando una especie de arco en dirección hacia abajo. Explicó que la luz viaja de manera recta en el vació, pero que, al toparse con algún material o medio, las ondas se distorsionan.

También uso el puntador láser a través de una malla, para enseñar al público como la luz de este se dividía en miles de pequeños puntos. Afirmó que así es el fenómeno de difracción.

Para su último experimento utilizó un proyector y láminas a las que llamó “polímeros”, con las que explicó que es posible detener el paso de la luz en diferentes niveles. Añadió como ejemplo los lentes de sol que protegen nuestros ojos.

“Parece que es magia, pero no. Todo esto es ciencia, es física, es óptica: es conocimiento de la luz”, afirmó el doctor Díaz.


Foto: Gaceta UNAM / Francisco Cruz.






Bookmark and Share

Leer más...

martes, 18 de septiembre de 2018

EXIGEN PROFESORES DEL CCH ORIENTE ACABAR CON LA VIOLENCIA PORRIL

Redacción Aunam
Ciudad de México (Aunam). Profesores del Área de Talleres de Lenguaje y Comunicación de la Escuela Nacional Colegio de Ciencias y Humanidades Plantel Oriente, manifestaron mediante un comunicado su inquietud y preocupación por el cauce que ha tomado el actual conflicto estudiantil en el CCH y la UNAM.


“Rechazamos la intervención de personas e intereses ajenos a la vida escolar, académica y cultural de nuestro Plantel y de la UNAM. Asimismo, rechazamos la violencia en cualquiera de sus formas, provenga de donde provenga”.

A continuación el texto íntegro:

Pronunciamiento Ante Confli... by on Scribd




Bookmark and Share

Leer más...

EXPONE ENRIQUE ANZURES MITOS EN LA ASTRONOMÍA

Por Eduardo Patiño
Ciudad de México (Aunam). Enrique Anzures, divulgador de la ciencia, presentó la charla Mitos en la Astronomía, donde retomó algunas especulaciones y creencias comúnmente adoptadas por la sociedad.


La conferencia tuvo lugar en la Casita de la Ciencias, como parte de la serie de charlas sobre cultura y conocimientos astronómicos, “El Universo Hoy” que Universum y la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) presentarán cada jueves hasta el 29 de noviembre.

Anzures expuso la realidad sobre las estrellas fugaces, y cómo estas pueden tener más de un origen. Comentó que este fenómeno puede ser provocado ya sea por un meteoroide entrando en la atmósfera, los residuos de un cometa que pase cercano a la Tierra, o bien, desperdicios artificiales, como las partes de un cohete en desuso.

El expositor aseguró que esta práctica de comprar estrellas y registrarlas como propias es una “especie de fraude”. Afirmó que es imposible que la Unión Internacional de Astronomía admita la posibilidad de poseer legalmente los derechos de cuerpos celestes. “sí pueden proponer nombres para los nuevos exo-planetas encontrados”.

También habló de la imposibilidad de ver el lado oscuro de la luna. Aseguró que, contrario a lo que se piensa, la luna si tiene un movimiento de rotación sobre su propio eje; “lo que sucede es que este es tan parecido y coordinado con su movimiento de traslación, que nuestro satélite natural aparenta no girar en absoluto”.

Discutió sobre los supuestos colores que puede tomar la luna además de sus particulares tonos plateados y amarillentos. El divulgador de la ciencia comentó que, como el sol, la luna puede observarse roja cuando se ve cerca del horizonte, debido a la distorsión de la luz causada por las partículas de la atmósfera, afirmó que pasa algo similar con los eclipses lunares.

Comentó que es posible ver la luna de color azul, pero que esto solo sucede cuando hay ceniza volcánica en la atmósfera, misma que distorsiona la luz reflejada por la luna, dándole ese peculiar tono.

Anzures habló de la creencia de que eventos “importantes” sucederán cuando “los planetas se alineen”, comentó que, hasta el momento, no se ha registrado una alineación como tal de los ocho planetas. Agrego que, si bien es posible, “no sería una alineación perfecta debido a la diferencia de ángulos en sus órbitas”.

El expositor afirmó que los medios suelen exagerar cuando los astrónomos avisan que un asteroide pasa cerca de la Tierra. Añadió la creencia de que un asteroide colisione con la Tierra, como el de la época de los dinosaurios, sería de uno cada 60 millones de años. Anzures aseguró la existencia de radares especializados en rastrear estos asteroides.

Enrique Anzures tocó el tema de los extraterrestres. Comentó que, desde un punto de vista sociológico, el imaginario colectivo en la historia humana ha creído en seres sobre naturales. Añadió que, en la percepción social de los entes alienígenas, “los científicos están cerrados a la vida extraterrestre”.

El expositor desmintió esta creencia, aseguró que existe una rama de la astronomía llamada astrobiología, especializada en el estudio de las posibilidades que existen de encontrar vida fuera de nuestro planeta.

Anzures confesó parecerle un tema entretenido, pues “cada vez más nos parecemos al concepto de ‘extraterrestre’” refiriéndose al hecho de cómo estudiamos otros planetas que sospechamos podrían albergar vida.

Explicó que estas charlas programadas forman parte del objetivo particular de la DGDC que tienen que “el conocimiento científico llegue a más personas”, concluyó.


Foto: NASA / Apollo 16





Bookmark and Share

Leer más...

SISMOS EN MÉXICO, EXPLICACIÓN A TRAVÉS DEL TIEMPO Y LA CULTURA

Por Eduardo Patiño
Ciudad de México (Aunam). La maestra e investigadora Claridad Cárdenas Monroy expuso, en la conferencia de especialistas: Sismología y el Servicio Sismológico Nacional, que a través del tiempo y las distintas culturas, se ha intentado explicar la causa de los movimientos telúricos.


Ante el público del Museo de la Luz habló de conceptos culturales, como la leyenda india que afirma que la Tierra está posada sobre cuatro elefantes que a su vez están sobre una tortuga, que al moverse provocaban los temblores.

“Los sismos ocurren debido al calor interno de la Tierra, que se propaga al exterior”, afirmó la maestra del Instituto de Geografía de la universidad. También explicó que el movimiento de las placas tectónicas, y los choques entre éstas, es provocado por el fenómeno de convicción.

Comparó esto con lo que sucede al hervir agua, y cómo el calor de la estufa empuja el agua hacia arriba del recipiente, trasladando el agua superior hacia abajo. “Eso mismo sucede con los materiales del interior de la Tierra, empujados por el calor del núcleo”, aseguró.

Caridad Cárdenas aclaró que este conocimiento es perceptible gracias a los sensores de ondas sísmicas, que funcionan cómo ultrasonidos, por lo que les es posible conocer el funcionamiento y características del interior de la Tierra, sin necesidad de haberlo visto.

“Los sismos son generados en los límites de las placas tectónicas”, explicó la investigadora. Concretó que la superficie terrestre está dividida por 16 placas, y México está localizado en una zona donde interaccionan cinco de éstas y es por ese motivo que tiembla constantemente.

La maestra expuso que la placa de Cocos, ubicada al sur de la república, al hundirse bajo el borde de la placa de Norteamérica, causa de una liberación de fuertes ondas sísmicas que provocan los temblores como el del 19 de septiembre del 2017.

Afirmó que en promedio hay 50 sismos en el país, pero por su poca fuerza son imperceptibles para las personas. Confirmó que el año pasado se registraron 26,413 sismos en México.

Desmintió la creencia de que, en las últimas décadas, hay más sismos que antes: “La cantidad de sismos, a lo largo de 100 años en México, se ha mantenido relativamente pareja. Hay épocas cuando tiembla más que otras, pero no es que esté temblando más que antes”.


Explicó que lo que sucede es que ahora la red de servicio sismológico se ha ampliado, lo que le ha permitido detectar más sismos que antes. Caridad Cárdenas añadió que esta red continúa creciendo.

También desmintió la creencia de clasificar a los sismos como oscilatorios o trepidatorios. Comentó que el Servicio Sismológico Nacional no utiliza ninguna de estas clasificaciones desde hace casi 100 años. Y es que los sismos “se mueven para todos lados” no necesariamente de manera horizontal o vertical.

Caridad Cárdenas afirmó que “no existen los desastres naturales”, pues son provocados por el descuido de las personas, puso como ejemplo la mala planeación de edificios construidos en la zona del antiguo lago de Texcoco de la Ciudad de México, pues en esta zona los movimientos telúricos se amplifican hasta 20 veces.

Añadió que los edificios destruidos el año pasado, habían sido hechos con base en el reglamento de construcción anterior, y que las reglas actuales cubren estos puntos para evitar este tipo de tragedias.

La investigadora aseguró que “es el sueño de todo sismólogo el poder predecir un sismo” pero en la actualidad es imposible.











Bookmark and Share

Leer más...

lunes, 17 de septiembre de 2018

REAPARECE EN 2018 EL RETUMBANTE SILENCIO ESTUDIANTIL DEL 68

Texto y fotografías por Natalia Antonia Castrejón Castillo y José Luis Ruperto Mateos.
Ciudad de México (Aunam). “El silencio no significa ceder, ¡Aquí nadie se rinde”, fue una de las consignas con las que los jóvenes tomaron las calles de la Ciudad de México aquel 13 de septiembre de 1968, hace 50 años en “La marcha del silencio”. En aquél entonces las palabras no hicieron falta para manifestar descontento hacia el gobierno mexicano, dirigido entonces por Gustavo Díaz Ordaz. El mensaje fue potente, pues desde las aceras gente apoyaba y vitoreaba como no se había visto antes.

Sobre Paseo de la Reforma las pisadas se escuchaban, el silencio se sentía.

La juventud del 68 avanzó con los brazos en alto y la V de victoria formada con los dedos índice y medio. “Este silencio es mucho más elocuente que las palabras violentadas”, fue otro de las consignas que cobijó la histórica movilización y que precedió la desafortunada matanza del 2 de octubre del mismo año.

Este 2018, la escena se repitió, aunque en un contexto socio-político distinto: estudiantes de diferentes instituciones de nivel medio superior y superior, acompañados de padres de familia, integrantes del Comité 68, familiares de los 43 normalistas desaparecidos en 2014 de Ayotzinapa y la sociedad civil, sumaron en total 23 mil personas. Marcharon en silencio desde el Museo Nacional de Antropología hasta la plancha del Zócalo capitalino.

Hace cinco décadas los manifestantes portaban zapatos, pantalón de vestir, camisa y saco los hombres; las mujeres, vestido. En cambio, quienes marcharon en esta ocasión, lo hicieron con tenis, jeans, camisetas, sudaderas, entre otras, sin importar el sexo. Pese a diferencias como esa, las consignas fueron similares, al igual que el ímpetu por exigir justicia, mejores condiciones de seguridad para estudiar y protestar contra la violencia generada por grupos porriles.

Aunque la tarde estaba nublada, los estudiantes de las diferentes casas de estudios le dieron colorido a las calles con sus banderas, carteles y vestimenta. Colores que resaltaron fueron oro, guinda y blanco: representaban a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

23 000 asistentes a la Marcha del Silencio formaron parte del paisaje citadino la tarde del Jueves 13 de Septiembre.

Metro Auditorio fue punto de reunión para diversos contingentes, como los de las Facultades de Derecho o Economía de la UNAM, de la Escuela Nacional de Trabajo Social o de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Entre otras cosas, los asistentes gritaban: “¡CCH resiste!”.

Desde las tres de la tarde los bloques de las diferentes instituciones educativas abordaron el metro. Las ganas de expresarse a través del silencio y mostrar descontento eran notorias: “¡Fuera porros de la UNAM!”. El ataque porril a estudiantes del CCH Azcapotzalco el pasado 3 de septiembre en Ciudad Universitaria no puede quedar sin resolver, era el mensaje principal.

Los jóvenes llevaban consigo carteles enrollados que esperaban mostrar en las calles, además eran visibles megáfonos listos para exponer en voz alta el disgusto. Policías citadinos a la expectativa, señalaban el camino que los contingentes debían seguir para salir de las instalaciones del metro, desde las cuales se visualizó organización; se escuchó “pegados a la pared chavos, dejen pasar a la gente”.

Miguel Ángel Valverde González quien labora como comerciante en la estación del metro Auditorio y vio pasar a múltiples contingentes juveniles listos para salir a las calles a exigir justicia, expresó que le gusta mucho que los jóvenes estén manifestándose y hagan válida su libertad de expresión. Cree que son justas las peticiones, él ha escuchado sobre problemas con la venta de drogas, además de violaciones a mujeres.

Los asistentes, ensombrillados, envueltos en impermeables coloridos, algunos con cruces formadas con cinta adhesiva en los labios para clausurarse la emisión de sonido, otros cargaban carteles ruidosos visualmente y banderas ondulantes por el viento, se encontraban enlazados con bandas amarillas de precaución o lazos improvisados; los distintivos servían para evitar sorpresivas infiltraciones que pudieran resultar dañinas.

Cruces formadas por cinta adhesiva en los labios, fueron una insignia que tanto padres y madres de familia como estudiantes, usaron por igual.

Con su característico uniforme deportivo azul se hizo presente en la manifestación un contingente de la Escuela Superior de Educación Física (ESEF). La presencia de dicha institución fue importante, pues ha permanecido en paro indefinido de labores, debido a la reforma de su plan de estudios, en el que se pretende dar más peso a la formación teórica sobre la práctica. Lo que resulta contradictorio, en vista de que la Educación Física abarca todo lo relacionado con el uso del cuerpo humano.

A ellos los distinguió el sonido de sus silbatos, un elemento distintivo de los profesores que imparten Educación Física. Con estilo propio los bloques avanzaron a lo largo de Paseo de la Reforma, para más adelante llenar Avenida Juárez, después seguir por Avenida Cinco de Mayo y finalmente llegar a la plancha del Zócalo de la Ciudad de México (CDMX).

Su trayecto estuvo enmarcado por monumentos emblemáticos como la Fuente de la Diana Cazadora, la Columna de la Independencia, el Monumento a Cuauhtémoc, el Hemiciclo a Juárez y el Palacio de Bellas Artes, como hace 50 años.
Carritos con sangrías preparadas, chicharrones, tamales, entre otros productos culinarios se mezclaron entre la multitud. Si bien los comerciantes hicieron negocio redondo con las banderas de tela amarilla que tenían el escudo de la UNAM y daban a cambio de veinte pesos, facilitaron que el espacio se llenara con dichos artículos ondulantes símbolo de unidad.

En Paseo de la Reforma, una de las principales arterias de la ciudad no existía descontento de la ciudadanía con la marcha, pues incluso mostraban solidaridad mediante el ruido de sus rítmicos claxons. Sobre la afamada avenida, había elementos de Seguridad Pública y Protección Civil, que se mantuvieron herméticos respecto a dar su opinión de la manifestación.

Guadalupe Álvarez quien trabaja cerca de Paseo de la Reforma, opinó que es triste y lamentable que, el presente del país (los jóvenes) tengan que volcarse a las calles a manifestarse para que el gobierno cambie de actitud. Con los ojos llenos de lágrimas externó lo conmovida que se sentía al observar el paso de la manifestación.

“No me mates soy el futuro de México” se leía en un cartel. Y no era para menos puesto que hasta febrero de este 2018 sumaban 14 muertes en Ciudad Universitaria.

El contingente del CCH Azcapotzalco encabezó la movilización estudiantil.

50 años han pasado, la lucha continúa

En diversos momentos, integrantes de los contingentes aceleraban el paso, para compactar la marcha. Sus veloces pisadas se escuchaban, su silencio se sentía, la “V”s de victoria continuaban levantadas al aire.

En las inmediaciones de la Estela de Luz y frente a una escena como la descrita, el escritor Paco Ignacio Taibo II, mantenía alzado su brazo y con sus dedos índice y medio formaba una “V” de venceremos, con la que alentaba y mostraba su apoyo a quienes marchaban. Esa misma letra se hizo presente en la marcha del silencio cincuenta años atrás, en la que él fue partícipe junto con su esposa Paloma Saiz.

Con la voz entrecortada, el también periodista expresó que “[...] la emoción te carcome porque no son dos tiempos, no son dos luchas, es la misma [lucha] sostenida con la continuidad, la tenacidad de un país a lo largo de 50 años.”

Enrique Sánchez, trabajador de la Torre BBVA Bancomer, quien también miraba junto a unos compañeros de trabajo la marcha, expresó su apoyo a los estudiantes pues sabe que varios están perdiendo la vida, aunado a que “[...] el gobierno no ha hecho su tarea como debe de ser”.

A unos pasos de la mencionada Torre, un saxofonista urbano amenizaba el paso de los manifestantes con la popular canción ”Caminito de la escuela” de Cri Cri, vaya coincidencia. En México ese caminito está lleno de inseguridad, no hay garantía de que los estudiantes regresen con vida a sus hogares. Tal fue el caso de Miranda Mendoza Flores, estudiante del CCH Oriente quien no fue vuelta a ver desde su salida de la escuela. Su cuerpo fue encontrado el 21 de agosto cerca de Cocotitlán, Estado de México, mientras aún se incendiaba.


Las V de venceremos y las banderas ondulantes presentes en Paseo de la Reforma.

José Trinidad Plaza Uribe, quien trabaja como barrendero y miraba el paso de la manifestación frente a la Torre BBVA Bancomer, enunció que las luchas de los estudiantes siempre han sido las más leales; resaltó la importancia de que los universitarios estén unidos: “[...] es muy bueno que salgan todos, es más, no solamente los estudiantes, también los familiares de los estudiantes deberíamos estar aquí”.

Alrededor de las 18:30 de la tarde, la marcha se detuvo en el anti monumento que homenajea a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa; de los altavoces del camión que encabezaba la marcha resonaron los nombres de dichos jóvenes. ¡Justicia! fue lo que la multitud gritó al finalizar el pase de lista para después entonar al unísono “van a volver, van a volver” ; después del acto, la protesta continuó su camino por la Avenida Juárez.

El Hemiciclo a Juárez y el Palacio de Bellas Artes fueron históricos testigos de un desfile sonoro de porras universitarias que poco a poco rompían el silencio. Se escucharon goyas y más goyas, los jóvenes repitieron una y otra vez a la par de sus saltos que no eran porros sino estudiantes. ¡En lucha, en lucha la Metropolitana!, ¡Za-za-zaragoza!, se escuchaba con fuerza. También sonaban las potentes porras “Azcapo, Azcapo, Azcapo va llegando. Azcapo va a ser la tumba del porrismo”; se acercaba la hora de llegar al Zócalo.

Paco Ignacio Taibo II mostrando su apoyo a los manifestantes

No todo fueron expresiones de solidaridad hacia los manifestantes

Si bien había ciudadanos indiferentes, que pasaban de largo sin prestar atención, muchos otros estaban interesados en el paso de la multitud en protesta. En el Eje Central Lázaro Cárdenas unos espectadores miraban atentos la marcha, apoyando con carteles que decían frases como: “50 años de no olvido”.

A escasos metros del Banco de México, sobre la Avenida 5 de Mayo, un hombre gritó: “Pinches chamacos, ¿ustedes qué? [...] nosotros en el 68 fuímos contra el ejército”.

No muy lejos, una trabajadora asiática, de un restaurante de comida china, cuya cortina de metal estaba a medio cerrar, contemplaba en cuclillas el paso de la movilización estudiantil por la Avenida 5 de Mayo. Expuso que ya estaba acostumbrada a este tipo de manifestaciones y que en esta ocasión había bajado la cortina del negocio porque un policía así se lo solicitó.

La marcha arribó al Zócalo capitalino, aunados a los estudiantes, contingentes de algunas organizaciones sociales como: Damnificados por el sismo de 2017, Pueblos Unidos Contra el Nuevo Aeropuerto y el Sindicato mexicano de Electricistas se hicieron presentes. En la explanada había un templete en donde tomaron la palabra los voceros.

El mitin dio inicio con las palabras del Comité del 68, luego hablaron integrantes de la Comisión de padres de hijos violentados de la UNAM. Siguió el turno de los damnificados del 19-S y cerró la participación de los representantes de CCH Azcapotzalco. Se anunció que la Asamblea Interuniversitaria se sumará a las marchas del 26 de septiembre, después de cuatro años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Ser estudiante no supone estar a salvo, al igual que la sociedad mexicana en general, este sector está expuesto a ser lastimado, desaparecido o en el peor de los casos asesinado.

En ambos 13 de septiembre, presente y pasado, el silencio retumbó fuerte, y sus ya expandidos efectos inaudibles, seguirán presentes como recuerdo de que la lucha contra la impunidad que flota amenazante debe seguir.

Apoyo a la manifestación sobre Eje Central Lázaro Cárdenas.


Bookmark and Share

Leer más...

CRÍTICA DE RIUS: VIGENTE A 50 AÑOS DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL DEL 68

  • El Museo del Estanquillo alberga la exposición Queremos tanto a Rius, que incluye fragmentos de la revista Los agachados (1968-1981) y obras producto de su experimentación plástica.
Por Brenda Terreros Martínez
Ciudad de México (Aunam). En colaboración con la revista El Chamuco, el Museo del Estanquillo expone parte de la obra de Eduardo del Río (Rius), con motivo de su primer aniversario luctuoso.


Entre las obras exhibidas se encuentran algunas caricaturas en las cuales Rius se mofó de la sociedad mexicana y de la visión que se tiene del mexicano en otros países, así como otras en las que critica el papel de las grandes potencias en el marco de la Guerra Fría.

Además, se dedica una sección completa al trabajo de Eduardo del Río durante el movimiento social de 1968 en México. Es en esta parte de la exhibición que muchos de los visitantes se detienen más tiempo.

Para Angélica Chávez, estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la obra de Rius sigue vigente porque es un retrato de la sociedad que es útil para entender mucho de lo que está pasando actualmente.

“Sus caricaturas me recuerdan mucho que la historia es cíclica, y que muchos acontecimientos se repiten. Por ejemplo, los movimientos estudiantiles, que fueron muy representativos en el 68 y hoy están resurgiendo”, dijo.

A Astridt Landeros, quien también estudia en la UNAM, la exposición Queremos tanto a Rius la hizo reflexionar sobre el ataque porril que sufrió un grupo de estudiantes el pasado 3 de septiembre.

“La marcha a Rectoría del miércoles me recuerda las manifestaciones del 68, porque los alumnos de la UNAM, del Politécnico y la UAM se organizaron con un fin común. Creo que los jóvenes de hoy tomamos mucho en cuenta lo que pasó en esa época, por eso sabemos que debemos exigir nuestros derechos. También estamos conscientes de que las cosas son diferentes ahora, que los estudiantes de esa generación se vieron todavía más violentados, y por eso es que estamos levantando la voz para que la situación no llegue tan lejos como entonces”, expresó la estudiante.

Son varias generaciones de jóvenes y de caricaturistas que se han visto influidas por el pensamiento y el estilo de Rius. Es por ello que en el Museo del Estanquillo se exhiben también obras de artistas como Alejandro Magallanes, Jis, Bef, Helioflores y El Fisgón, quienes las donaron a modo de homenaje hacia este gran caricaturista mexicano que invitó a la sociedad a pensar críticamente.

La exposición Queremos tanto a Rius permanecerá abierta hasta el 7 de octubre.





Bookmark and Share

Leer más...

ASPERGER, LA DIVERSIDAD DEL SER HUMANO

Por Ana Karen Ballesteros Gutiérrez y Mayra Yazmín Ruíz Dosamantes
Ciudad de México (Aunam). Mientras Rosa (su madre) habla con él, Gerardo tiene la mirada perdida, pareciera estar pensando en alguna película acerca de robots –quizá en “Transformers”, por ser una sus favoritas-, o en que no debió comerse el paquete de 20 galletas la noche anterior.


Su mamá asegura que su condición tampoco interfiere con su apetito; sin embargo, cuando Rosa termina su discurso a regañadientes, el niño de siete años comprende que está castigado, ya que sabe que no puede comer alimentos muy dulces después de las ocho de la noche.

Ahí estaba él, Gerardo quien fue diagnosticado con Asperger desde los tres años, un trastorno del espectro autista (TEA). Un niño que a simple vista luce como cualquier otro, pero que al tratar de hablar con él, sólo sus familiares y personas más cercanas consiguen entablar algún tipo de diálogo, pues con desconocidos se comporta muy tajante en el trato.

“La forma en la que convive es muy difícil, pues si no conoce a alguien él se sumerge sólo en sus pensamientos y puede perderse dentro de sí”, asegura su tío, Alejandro.

El síndrome de Asperger fue descubierto hace apenas 70 años por Hans Asperger (quien recientemente fue relacionado con casos de homicidio a niños con capacidades diferentes durante el nazismo, esto de acuerdo con la investigación de Herwig Czech).

No existen cifras oficiales, pero, según estudios de Europa Autismo, este síndrome afecta a una de cada 100 personas en el mundo. Además, comparte ciertas características con el autismo, tales como la dificultad en la comunicación e interacción social y la falta de flexibilidad de pensamiento y comportamiento.

Este padecimiento se caracteriza por presentar problemas para tener relaciones interpersonales, ya que los pacientes carecen de la habilidad para socializar, pues según el mismo estudio, la estructura cerebral no alcanza a desarrollarse por completo, lo que provoca que una persona con Asperger entienda literalmente lo que otra persona dice, en otras palabras, no comprenden el sarcasmo, la ironía o las bromas que se emiten.



Quienes tienen este síndrome interpretan el mundo de otra manera porque su cerebro se ha conformado de forma distinta. El doctor en psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y director del “Programa de Funcionalización Cognoscitiva y Psicopedagógica para personas con síndrome de Asperger”, Felipe Cruz, asegura que el Asperger debe ser considerado por las personas como una forma diferente de ser o de sentir.

“No es una discapacidad, es una condición de vida, y no tendría que ser considerada como una enfermedad, aunque biológicamente sea considerado como un trastorno del desarrollo neurológico que les acompaña desde que nacen”.

Felipe Cruz afirmó que les interesa el aspecto neurobiológico, neuropsicológico, pero deben aplicar ese conocimiento para que mejoren las condiciones y situaciones de estas personas en los ámbitos educativos, para que puedan garantizar su acceso a la cultura, ya que si no es así “estaremos fracasando”.

Autismo y Asperger no son lo mismo

“Cuando Arturito tenía tres años nos dimos cuenta de que era diferente, le costaba mucho trabajo convivir con la gente que no conocía y se enojaba cuando lo tocaban. ‘¡Qué no se me acerquen, mamá!’, gritaba cuando alguien se inclinaba para darle un beso o un abrazo al saludarlo”.

Comenta Eva, mamá de Arturo -un niño de ocho años con síndrome de Asperger-, que debido a la similitud entre el Asperger y el autismo, su hijo pasó cinco meses en programas y tratamientos para niños con autismo sin saber que el padecimiento de su Arturo no era éste, sino Asperger.

Lo que llevó al pequeño a tomar medicamentos para prevenir la depresión (recetados por doctores “especialistas”) los cuales, en ocasiones, le detonaron ataques psicóticos.

Por ello, es necesario hacer una distinción entre lo que es el Asperger y el autismo. Si bien existe poca información acerca de los niños que han sido diagnosticados con alguno de estos padecimientos, las diferencias entre estos son rotundas.

En el caso del autismo, las alteraciones resultan evidentes durante los primeros tres años de vida del niño, mientras que en el caso de un Asperger, no se percibe algún retraso cognitivo, sino que existe una capacidad intelectual muy por encima del promedio.

El diagnóstico de Asperger se realiza en la adolescencia o incluso más tarde, aunque muchos padres pueden notar que sus hijos tienen este síndrome desde que tienen entre dos y siete años.

Sus principales características se enfocan en el desarrollo social anormal, con pocos o ningún amigo, un uso de lenguaje extraño, ya sea por la invención de palabras, la repetición de frases o que incluso aprendan a leer de forma autodidacta. También presentan rutinas y rituales, comiendo siempre en un mismo plato o interesándose por un tema específico y de forma excesiva, mientras que los autistas verbales llegan a ser sólo 75 por ciento del total.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el Asperger, a diferencia del trastorno neurobiológico del autismo, el niño o niña posee la misma capacidad intelectual que el de las personas que se encuentran dentro de la media y en ocasiones, es incluso superior a la del resto de la población.

“No es una discapacidad visible, por eso a veces la gente piensa que “los aspie” [como los doctores también se refieren a las personas con síndrome de Asperger], son personas maleducadas o, como en el caso de Gerardo, que son niños mal criados o manipuladores”, expresa su madre, Rosa.

Una sonrisa se esboza en el rostro de esta mujer, al comentar que a Gerardo aún le cuesta tener empatía con otras personas: “en una ocasión vio en la calle a una persona con sobrepeso y gritó: “¡qué gordo está ese señor, mamá!”

Rosa afirma que cuando él hace ese tipo de comentarios no es con intención de lastimar o herir, sino que su pensamiento al ser “más cuadrado”, no comprende cómo debe ser su comportamiento con otras personas, “se podría decir que es muy sincero”.

En un autista existe el desinterés en las relaciones sociales, mientras que un Asperger sí desea tener amigos, sintiéndose frustrado por sus propias dificultades sociales; por ejemplo, cuando sólo hablan de un tema específico que a los demás no les interesa. También, la torpeza en los movimientos llega a ser una característica más cercana al Asperger.

Cuando las palabras no sirven para entenderse


“Para Evan es muy difícil jugar con los demás niños. Muchas veces no quieren estar con él porque consideran que es grosero y ‘siempre se tiene que hacer lo que él quiere’. Por ejemplo, su primo Caleb termina llorando cuando ambos juegan Mario Bros porque si Evan pierde, al no saber controlar su ira, comienza a gritar frases como: ‘te odio’, ‘ya no quiero ser tu primo’, ‘no me gusta jugar contigo’, y por esta razón, Caleb prefiere jugar solo”, comenta Rebeca, abuela de Evan.

Evan procesa de forma ineficiente toda la información que proviene de la mirada, del movimiento de las manos, del tono de voz o los gestos. Se queda con el sentido literal de las palabras, puesto que no comprende el contenido de la comunicación no verbal.

Él acepta como real todo lo que se le dice, “si tú llegas con Evan y le dices que estás muriendo de risa él entiende que, en realidad, sí te estás muriendo. Debemos de ser sumamente cuidadosos al hablar con él, ya que este tipo de situaciones pueden ponerlo muy tenso”, narra Rebeca.

De acuerdo con la OMS, las “afecciones caracterizadas por algún grado de alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje, y por un repertorio de intereses y actividades restringido, estereotipado y repetitivo”.

Los “niños aspie” suelen ser solitarios, ya que sufren el rechazo y la incomprensión de la sociedad, y “por esto es esencial imaginar cómo se sienten cuando se les escapa el sentido de la mayor parte de una conversación”, afirma el mismo estudio de la OMS.

Gustos exaltados

Otra característica de las personas con síndrome de Asperger es tener intereses concretos y absorbentes que llegan a ocupar la mayor parte de su tiempo. Son tan variopintos como la astronomía, los dinosaurios, el sistema de alcantarillas de una ciudad o como en el caso de Gerardo, los robots.

Estos intereses especiales, según Luis Miguel Aguilar, psicólogo de la Asociación Asperger México, están catalogados, junto a las rutinas, dentro de la rigidez mental, ya que “los chicos tienen una particular manera de poner orden en una realidad que les resulta imprevisible, estresante o caótica y en ese ‘otro mundo’ es donde ellos pueden descansar, donde se sienten en paz”.

Sin embargo, respecto al mismo tema, la neuróloga por la UNAM, Ana Shizue Morantte, del “Programa de Funcionalización Cognoscitiva y Psicopedagógica para personas con síndrome de Asperger”, menciona que esto es un mito debido a que “sólo hay intereses de relevancia, como en todos; así como a mí me gusta la neurología, a muchos les pueden gustar las matemáticas”.

Debido a la nula investigación sobre el espectro autista aún no se ha podido llegar a una conclusión en cuanto a este tema; sin embargo, el interés de los “aspie” por tópicos en específico es algo notorio, “cada que hablo con Evan sobre un tema que no es de su interés ignora la conversación, es sólo cuando hablo de planetas o del espacio que Evan mantiene la conversación conmigo”, comenta Rebeca.

Mi hijo, ¿diferente?

Aunque ya se sabe mucho más sobre el síndrome de Asperger, en México éste sigue siendo un trastorno invisible. Muchos padres no saben poner palabras a lo que les pasa a sus hijos. Tienen buenas capacidades intelectuales y les va bien académicamente, pero se relacionan mal con los niños de su edad. Las familias acaban yendo de especialista en especialista sin que nadie les dé una solución.

Es necesario afianzar más la noción de que la diferencia, aun cuando pueda parecer un obstáculo en las primeras fases de la vida de una persona, no tiene que consolidarse como una discapacidad. “Lo distinto no es la prueba de la existencia de una discapacidad”, asevera el doctor Felipe Cruz.

Esta línea de diversidad de un conglomerado de individuos con otras características del desarrollo, no tiene que ser patologizada para ser incorporada a los grupos sociales, ni victimizada para considerarse a las personas con Asperger dentro de los procesos socioculturales de ciudadanización.

Muchos de ellos tienen voluntad y capacidad suficiente para superar las dificultades de su vida, aprender las reglas de la interacción social y emprender un proyecto de futuro con autonomía e independencia.

Educación


Lo relevante en este caso es integrar en la sociedad a quienes padecen cualquier tipo de trastorno del espectro autista, y la vía de acceso que ha mostrado mayor eficiencia para lograrlo es la educación.

Los niños con Asperger tienen una capacidad increíble de almacenamiento de detalles, presentando con regularidad una buena memoria de repetición, pero tienen un problema al momento de integrar toda la información capturada. Puede ser que presenten disfunción en el plano de la atención, pero lo compensan con recursos de memoria y de abstracción.

Ante esto, y por primera vez en 2016, se realizó un estudio de prevalencia del autismo en México, el cual arrojó la cifra: uno de cada 115 (1.15 por ciento) niños padecen de síndrome de Asperger. El estudio fue realizado por científicos financiados por la organización Autism Speaks – asociación estadounidense dedicada a la difusión de información y concientización sobre este desorden del desarrollo –.

El director de la organización aseguró que casi el uno por ciento de todos los niños en México (alrededor de 400 mil), padecen de este síndrome, es decir, lo equivalente a cuatro veces la capacidad del Estadio Azteca de la Ciudad de México.

Debido a que éste es el primer estudio de prevalencia en México, (el de Autism Speaks), no hay forma de equiparar con cifras de años previos, pero para comparación: hace 20 años se pensaba que este fantasma del autismo sólo afectaba a uno de cada mil o menos.

Un dato alarmante que mostró el mismo estudio es que la mayoría de los niños con alguna condición del espectro autista fueron detectados en escuelas regulares, sin que nunca hubieran sido siquiera diagnosticados.

Casi el 60 por ciento, se encontraba en salones de clase generales, mientras que el otro 42.5 por ciento sí había sido diagnosticado y estaba ya en programas de educación especial. Además, sólo poco más de 30 por ciento de los niños con autismo tienen también alguna discapacidad intelectual.

Para medir y dar seguimiento adecuado al número de niños con autismo en México, el gobierno tendría que considerar el establecimiento de un sistema de vigilancia para este padecimiento.

Además de asegurar que quienes sean diagnosticados con TEA, no recibirán tarde el tratamiento, puesto que es importante que los niños con Asperger sean tratados de la misma forma. Se deberían de brindar más oportunidades de intervención temprana para aumentar la posibilidad de un máximo desarrollo social de quienes padecen algún tipo de padecimiento psicológico.

______

Fotos Cortesía: Alejandro Santos/Presidencia República Dominicana



Bookmark and Share

Leer más...

A LA ESPERA DE UN CAMBIO ANTES DEL SEGUNDO ROUND

Por: Guillermo Armenta Ugalde y Norma Clarissa Sibaja Pérez
Ciudad de México (Aunam). Presione cualquier botón. Es el mensaje que aparece en todas las pantallas de inicio antes de empezar a jugar y, tras haberlo hecho, la interfaz ofrece la posibilidad de elegir un personaje que enfrentará a una serie de luchadores hasta conseguir la victoria final. Pero hay un pequeño detalle, una última selección antes de comenzar la experiencia: la elección del vestuario del avatar.


Ya sea en Mortal Kombat (MK), Dead or alive (DOA) o Street Fighter (SF), hay una variada oferta que va desde los kimonos más ostentosos y termina por los trajes de baño más reveladores.

Todas las protagonistas cuentan con proporciones desorbitantes, aprisionadas por los más ajustados trajes de combate. Las hay de distintas nacionalidades: chinas, francesas, inglesas, alemanas… Pero sobre todo abundan las rubias estadounidenses y las japonesas, las más voluptuosas de todas.

Durante el enfrentamiento todo parece normal, pues la velocidad es tal que apenas hay tiempo para apreciar los exagerados cuerpos. Sin embargo, al finalizar y al comenzar las peleadoras realizan poses que dejan al descubierto muchos de sus atributos, resaltados por las gotas de sudor o chorros de sangre que las empapan después de haber recibido y dado tantos golpes.

Gracias a los avances tecnológicos y los gráficos los senos, las caderas, glúteos, las piernas y los rostros que son creados cada vez se asemejan más a la “realidad”, no tanto por sus dimensiones, sino por las sorprendentes texturas y hasta movimientos en situaciones límite.

Se calcula que en México hay alrededor de 47 millones de jugadores que invierten, año tras año, enormes cantidades de dinero en consolas, accesorios, cuentas para interactuar en internet y, sobre todo, títulos que les brindarán horas de entretenimiento, risas, frustraciones y diversión.

Muchas de las personas sumergidas en este mundo son mujeres. Atrás ha quedado el estigma que dictaba que los juegos de video eran cosa de hombres y de freaks (personas raras).

No obstante, a pesar recibir constantemente imágenes y discursos que muestran a su género de una manera tan irreal, parece que los ritmos frenéticos, la emoción del momento, la inmersión en determinada estrategia, tienen un mayor peso.

Muchas de las videojugadoras parece no sentirse ofendidas por lo que la pantalla les muestra, no están de acuerdo con lo que ven, exigen una representación más fiel a la realidad, pero no dejan que esto les arruine la experiencia y la posibilidad de conseguir el triunfo tras haber molido a golpes al adversario.

Las herederas de Venus


Los estudios sobre la mujer en los videojuegos abundan, analizan grupos grandes o pequeños de juegos y concluyen que más de la mitad de los personajes son mujeres que poseen senos grandes o demasiado grandes, su musculatura es mínima y casi no usan prendas, un aspecto absurdo al considerar que en la vida real sería incómodo realizar las acciones que ellas hacen con tales atributos.

Otros más, como los comentarios de López-Redondo y Ufarte en la ponencia titulada International Conference Gender and Communication apuntaron que el 90 por ciento de los modelos corporales de la mujer son exagerados y “con idealizaciones de personajes sacados del cómic o hasta del cine porno” cuya participación principal es mostrarse seductora ante los hombres y así fungir como un rol de deseo.

Sin embargo, existen enfoques que sostienen que la mayoría de los videojuegos que se encuentran en el mercado ya no la representan de forma sexista y que “si los hay, están presentes en la misma medida en que están en el cine, en los libros o en las series de televisión”.

No obstante, los videojuegos contemporáneos contemplados: Dead or alive, Street Fighter y Mortal Kombat, los atributos físicos de las luchadoras siguen siendo desproporcionados y son resaltados a través de los atuendos, mismos que muchas veces se otorgan como recompensas al invertir horas de juego o que pueden ser comprados por paquetes como un complemento del título.

Además, son franquicias de videojuegos estadounidense y japonesas cuyas últimas entregas han sido reconocidas por haber desatado la polémica sexista debido a que las protagonistas se encuentran semi desnudas y tienen corta edad.

Kasumi, Kitana y Chun-Li al descubierto

Tenientes militares que lanzan golpes y patadas en pos de completar una misión. Mujeres mitad demonio con cuatro brazos o alas de vampiro. Reinas de imperios milenarios cuya edad y belleza sobrepasa las dimensiones humanas. Ninjas, herederas de clanes guerreros, buscadoras de venganza. Apasionadas por las artes marciales, competidoras de élite, ganadoras de torneos y competencias.

Todas estas mujeres comparten dos cosas en común: son capaces de luchar a la par con hombres, sus destrezas en el combate cuerpo a cuerpo les brinda la posibilidad de vencer a los jefes finales de sus respectivos universos.

Sus cuerpos moldeados digitalmente son acompañados por atuendos poco apropiados para pelear. Zapatos de tacón, vestidos cortos, disfraces e incluso bikinis y trajes baño reveladores.

Dead or alive, Mortal Kombat y el pionero Street Fighter son sólo algunos ejemplos de una gran cantidad de videojuegos que muestran a sus protagonistas de esta forma. Se trata de franquicias que reinventan, con cada una de sus entregas, la imagen de sus personajes.

Los juegos mencionados pertenecen al género de pelea, que tiene por objeto controlar a un luchador, utilizar sus puños, pies, armas y hasta habilidades mágicas para conseguir la victoria sobre otro personaje. A diferencia de otros tipos de videojuegos como los de aventuras o shotters (basados en disparos), el aspecto físico y la apariencia de las mujeres sigue teniendo más peso que sus acciones dentro de la historia.

Como ejemplo tenemos la saga Tomb Raider, cuya protagonista, Lara Croft, ha experimentado un cambio en su representación. Pasando de tener atributos exagerados a un estilo más discreto y un trasfondo psicológico mejor desarrollado.

Estos medios para combates ficticios surgieron durante los noventa y tuvieron su auge a finales de dicha década, convirtiéndose, posteriormente en franquicias con múltiples lanzamientos. A partir de entonces, el desarrollo tecnológico ha permitido que las mujeres virtuales sean cada vez más realistas el sudor, y algunas veces la sangre, llegan a inundar sus cuerpos, a marcarse en sus ropas.

Una franquicia que refleja bien esto es Street Fighter, desarrollada por la compañía japonesa Capcom. Su lanzamiento se realizó por primera vez en 1987 y su soporte por excelencia fueron las árcades, permitiendo, en un inicio, controlar a Ryu, un joven nipón que participa en un torneo de artes marciales para probar su fuerza.

Su punto más alto llegó con la aparición de Street Fighter II en 1987, que presentaba, entre sus ocho luchadores iniciales, a la primera mujer en el género:

Chun-Li, una agente de la Interpol que buscaba vengar el asesinato de su padre. Desde entonces, la saga Street Fighter ha contado con múltiples secuelas y precuelas hasta su título más reciente: Street Fighter V, lanzado durante febrero de 2016. Este título, hasta hoy en día, sigue recibiendo actualizaciones y ha alcanzado las cinco millones de copias vendidas.

A lo largo de su trayectoria, los modelos y diseños de personajes de Street Fighter han evolucionado, pasando de los pocos pixeles a construcciones en tercera dimensión. Chun-Li, la mujer más protagónica, ha experimentado con diferentes pares de piernas y de senos.


El caso de Dead or Alive es más escandaloso. Dicho videojuego ha pasado a la historia de la industria por dos razones: su sistema de contrallaves ofensivas que modifica por completo la dinámica de las partidas, y su motor gráfico que permitió, por primera vez, que los senos tuvieran movimiento.

En años recientes, DOA se ha sumergido en polémicas. El diseño y cantidad de los vestuarios provocó distintos tipos de reacciones, pues su última entrega, Dead or Alive 5: Last Round, ofrecía a los jugadores (por una módica cantidad) todo un catálogo de trajes para equipar a las luchadoras con lo último en sostenes y corsets.

El videojuego cuenta incluso con un spin off (universo narrativo que deriva de otro) titulado Dead or Alive: Xtreme en el que es posible seleccionar a una de las combatientes del juego original para pasar unas vacaciones en una isla paradisiaca, donde pueden realizarse actividades como voleibol de playa y toma de fotografías.

Debido a su contenido explícito referente a la sexualidad femenina, el producto fue prohibido en algunos países de Oceanía y no fue distribuido en América. Actualmente, sólo es posible conseguir copias en Japón o a través de internet.

Tamaños dentro y fuera de la pantalla

En las convenciones donde las comunidades de fanáticos se reúnen para compartir lo último y mejor en el mundo de los comics, cine y, sobre todo, videojuegos, es común encontrar personas que se disfrazan y caracterizan como sus personajes ficticios favoritos, muchos de ellos son mujeres que lanzan puñetazos y patadas.

Sin embargo, aunque se intente imitar a los universos virtuales, el mundo en el que vivimos es distinto al mostrado en la pantalla. Las mujeres tienen características diferentes a sus representaciones en los videojuegos. A diferencia de los personajes femeninos que poseen un busto exorbitante, las estadounidenses son copa D, las japonesas A y las mexicanas B, según el Ranking mundial de penes y senos, realizado por TargetMap.

De acuerdo al Instituto Mexicano de Competitividad, en el caso de México, la estatura promedio de las mujeres es de 1.58 metros y según un artículo sobre el análisis de los estereotipos femeninos realizado por Ana Pérez Lugo, el 70 por ciento de la población tiene sobrepeso.

En Estados Unidos no distan de ser diferentes al caso de los mexicanos, donde ellas pesan en promedio 84 kilogramos y miden 1.63 metros de altura según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud; es decir, que también rebasan los parámetros saludables y no sería posible que sus características físicas correspondieran a los cuerpos esculturales de las mujeres en los videojuegos.

De este modo, la combinación de aquellos factores impedirían que una mujer estuviera delgada, tuviera unas piernas bien ejercitadas, y, al mismo tiempo, tuviera un tamaño exagerado de senos.

Lo acepto, pero me gustaría algo distinto

Ante todas las imágenes que circulan en la industria de los videojuegos, una parte importante es la percepción de los consumidores al respecto. La mayor parte de los que interactúan con las mujeres virtuales son jóvenes de entre 12 y 35 años de edad.

Aunque videojugadores como Emmanuel Hernández, estudiante de Filosofía, encuentren denigrante la objetivación sexual del género de pelea porque comunica un mensaje erróneo sobre la moralidad femenina, “por momentos parece que las peleadoras están ahí sólo para poder degustar de su cuerpo. Es como adornar carne e intentar venderla”, otros no encuentran aquellos elementos visuales incómodos ni ofensivos.

En este sentido, de acuerdo a un sondeo realizado por estudiantes de Ciencias de la Comunicación, el 72 punto siete por ciento de gamers universitarios de las facultades de Medicina, Arquitectura, Derecho, Filosofía y Letras, Ingeniería, y de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), pertenecen a ese sector.

Entre los comentarios de los estudiantes se encuentran los de Alexia Cortés y Fernanda Moreno, quienes mencionan la dificultad que se les presenta para apreciar las figuras femeninas debido al acelerado ritmo y la competencia del juego: “Pues nunca me ha importado pero pienso que a veces exageran demasiado”, expuso la aspirante a médico.

Aunque el porcentaje obtenido revela poco disgusto entre los gamers ante la representación femenina, todos los participantes encuentran a las imágenes, por unanimidad, poco apegadas a la realidad y les gustaría que esto no fuera así.

Al respecto, Eduardo Aguado, doctor en Estudios Transdisciplinarios de la Comunicación y la Cultura; y Cecilia Inés Falcón, estudiante de maestría de Comunicación y Periodismo en la Universidad Autónoma de Querétaro, afirman que los personajes femeninos deben de diseñarse de una manera más apegada a las proporciones reales de las mujeres, puesto que, de lo contrario, se seguirán reproduciendo estereotipos sexistas en la sociedad.

El profesor de Imagen y Discurso Audiovisual de la UNAM, Eduardo Aguado, refirió que eso provocaría que el género femenino se sienta denigrado u ofendido: “Creo que así pudiera generar más empatía y alentar el autoestima de los jugadores, más que alentar la idealización de un mundo de ficción”.

Asimismo, las aspirantes a licenciadas de Medicina y Arte y Diseño, coincidieron en que dichos sistemas de entretenimiento no deben de promover el estereotipo de la mujer “atractiva” o “ideal” al insistir en sus curvas y senos voluptuosos, pues puede influir en la concepción masculina en torno a ese género, sino que deben de encontrar un equilibrio al proyectar las diversas características que posee la figura femenina real.

Sin embargo, es necesario considerar a las personas que se dedican a desarrollar los videojuegos, puesto que ellos mismos retratan su perspectiva de la realidad a través de los diseños de los personajes femeninos en el género de lucha, esta postura la comparte la gamer Alexia Cortés: “Si yo estuviera involucrada en el desarrollo de un videojuego de género de pelea lo vería óptimo para la aceptación del producto.”

¿Quiénes son los responsables? ¿Qué opinan los expertos?

Así como en varios ámbitos de la industria del entretenimiento, la del videojuego representa una gran disparidad en cuanto a la participación de cada género en el desarrollo de los contenidos. Según Statista, entre el 74 y 76 por ciento de los encargados de esa tarea son hombres, y esa cifra se ha mantenido desde 2014 hasta 2017, último año actualizado.

Esto implica que en este ámbito, es bastante común que los juegos de video sean creados con una perspectiva sesgada por los hombres sobre la manera en la que las mujeres deben de ser representadas.

No obstante, hay que mencionar que existen mujeres exitosas dentro de la industria como lo son la reconocida guionista Amy Henning (guionista y directora de Naughty Dog) y Bonnie Ross (directora y fundadora de 343 Industries), pero pocas de ellas se encuentran involucradas en el género de pelea.

Tanto Dead or alive, como Mortal Kombat y Street Fighter fueron creadas por personas que pertenecen al género masculino: Tomonobu Itagaki, encargado de diseñar a los personajes femeninos de DOA; Ed Boon y John Tobias materializaron a las luchadoras en MK; y Yoshiki Okamoto, artista clave de personajes como Chun-Li en SF.

Aunado a esto, existe una explicación que retoma E. Ann Kaplan, estudiosa de la feminista Laura Mulvey; y ahonda en el aspecto de la representación de la mujer con atributos exagerados. Así como en el cine, la industria del entretenimiento en general puede transformarla en un objeto para poder vivir las fantasías sexuales de los creadores mediante la pantalla a través de cómo sean presentadas.

Por otro lado, según Eduardo Aguado, comunicólogo y académico de la UNAM, el público al que están dirigidos los videojuegos de pelea es a los varones más que para la mujer. Además, debido a que a los gamers les produce sensación de emoción y adrenalina este género, los desarrolladores crearon mujeres con los clásicos estereotipos y con poca ropa para acentuar aquellas sensaciones.

“Es triste, pero se beneficia de forma comercial, se sigue viendo a la mujer como un fetiche sexual, y de alguna manera es vender fantasías con ciertos personajes. Es una forma de que en ese mundo virtual, el varón pueda tener o ser acreedor a las figuras femeninas representadas, como si fueran objetos. Lo peor de todo que esta fórmula vende y lo han reproducido por años”.

Sin embargo, aunque la realidad a la que se enfrenta la industria de los videojuegos sea al predominio de desarrolladores masculinos y, en el caso del género de lucha, al pensamiento de que los personajes femeninos deban ser diseñados con poca vestimenta y grandes senos; hay otras personas, como Cecilia Falcón y Emmanuel Hernández, que consideran que aquello tiene que cambiar.

La estudiante de Comunicación y Periodismo, Cecilia Falcón, opina que aunque el género responda al consumo masificado dirigido a un público masculino, los desarrolladores no deberían de centrarse en el diseño del cuerpo ni de los deseos de ese sector de gamers; sino que reconoció que lo ideal sería crear narrativas audiovisuales incluyentes y crear una nueva perspectiva mediante mayor participación de las mujeres en la creación de los videojuegos.

Asimismo, el alumno de Filosofía, contempla que las desarrolladores NetherRealmStudios, de Mortal Kombat; Capcom, de Street Fighter; y Team Ninja, de Dead or alive, pueden hacer una revalorización de lo femenino al dar prioridad a la creación de personajes que funcionaran como “un trampolín para criticar y entender el papel de la mujer en la historia”.

Preparativos para la revancha

Aunque la mayoría de las personas consultadas no considera ofensivas las animaciones de Chun-Li y compañía, todos desean que la forma en que estas mujeres son presentadas coincida más con aspectos del mundo real como los son las medidas del cuerpo y la vestimenta que porten durante los encuentros de artes marciales.

Para que esto sea posible, es necesario que los y las gamers expresen de más organizada su desaprobación ante los productos virtuales que consumen, puesto que, cada nueva entrega de las franquicias continúan mostrando a sus protagonistas de la misma forma y, gracias a los avances tecnológicos, los nuevos gráficos permiten plasmar más elementos como la sangre, el sudor y los movimientos de los miembros.

Asimismo, resulta pertinente una mayor participación de las mujeres en la industria de los videojuegos para brindar nuevos puntos de vista y perspectivas sobre cómo las luchadoras son reflejadas. Si bien existen creadoras de renombre en el medio, en el género de lucha siguen haciendo falta la mirada de mujeres que produzcan para otras mujeres.

Para tener videjuegos más fieles a la realidad y con personajes mejor desarrollados, es necesario implementar cambios pertinentes antes de que la barra de salud llegue a su fin y de inicio el segundo round.




Bookmark and Share

Leer más...