miércoles, 18 de noviembre de 2015

“Y SI VIVO CIEN AÑOS, CIEN AÑOS PIENSO EN TI…”


Por Fabiola Galindo Martínez
México (Aunam). A 98 años de su nacimiento, Pedro Infante, el llamado “Ídolo Inmortal”, aún mantiene viva su imagen, pues sigue en el recuerdo de miles de personas que día con día le rinden culto.

Pedro Infante ha roto barreras en radio, cine, televisión y actualmente se ha hecho presente en las redes sociales, tales como; Youtube y Facebook. Sin embargo esta última, es el espacio se ha dado el denominado fenómeno infantilista. Debido a que es una de las redes que más influencia tiene alrededor del mundo y que nos permite tener más acercamiento con las personas.


En Facebook, se pueden encontrar grupos dedicados al ídolo del pueblo, tales como; “Pedro Infante el Ídolo Inmortal”, “Club de fans Pedro Infante *Ramito de Azahar* de Doris Salazar”, “Así era Pedro Infante”, “El rincón de Pedro Infante”, entre otros, en ellos los fans las 24 horas del día comparten diversos contenidos acerca del actor y cantante, se pueden encontrar imágenes conmemorativas, videos de sus interpretaciones, fotos viejas, información de eventos, museos, películas, etc, pero lo que más resalta es el respeto, cariño, afecto, admiración y culto por dicha figura.

En todos los grupos no pueden faltar un ¡Buenos días! o un ¡Buenas noches! acompañado de una imagen del cantante y que es seguida por la mayoría de los integrantes del grupo, respondiendo con un “gracias”, “Que guapo era mi Pedrito”, “Un grande”, “Miren, siempre lleno de sencillez”.

Cabe mencionar que las personas que integran estos grupos no tienen un rango de edad específica pues se encuentran integrantes desde los 13 hasta los 70 años de edad,pues todos desean conocer, homenajear y venerar al “Ídolo inmortal Pedro Infante”.

Puede que a Pedro Infante le haya favorecido el haber muerto joven y en un trágico accidente de una de sus grandes pasiones, la aviación, pues la imagen que todos recuerdan es la del galán de película, el atractivo comandante de policía, Pepe el toro, El mil amores, esa figura de un hombre jovial. Pues si se compara con Luis Aguilar, David Silva o Antonio Aguilar, que fallecieron a edad avanzada, deteriorando su imagen, lo que provocó que hasta la fecha no sean tan olvidados por el pueblo mexicano.

Aunque todo el año y las 24 horas del día son dedicadas al ídolo inmortal, nada se compara con el 15 de Abril, fecha que significa mucho para los infantilistas, ya que, se conmemora la muerte de su ídolo, convirtiéndose en una fiesta. La sede de esta verbena es el Panteón Jardín, lugar en donde se encuentran los restos del cantante, y que desde el primer aniversario, dirigido por José Infante hermano de Pedro se ha llevado a cabo cada año.



El mala estrella

Su nombre de pila era José Pedro Infante Cruz, nació el 17 de noviembre de 1917 en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, México, pero desde muy pequeño se fue a vivir a Guamúchil, a la que siempre consideró su tierra natal.

Se dedicó con las mismas ansias y profesionalismo al canto y a la actuación, pero fue a través del cine que se hizo mundialmente conocido. Grabó más de trescientas canciones y trabajó en más de veinte películas.

El periodista Luis Jaraba Sanz fue el último en poder realizarle una entrevista al que se convertiría en el ídolo del pueblo. La entrevista se llevó a cabo en los primeros días de enero en el año de 1957 en el Hotel “Bolívar” de Lima, Perú.


¿Pensaste siempre en ser actor?

- Jamás, ni de lejos. Me vino de repente y me agarró de repente.

- ¿Veamos ese de repente?

- Eduardo Quevedo, productor mexicano, me conoció en una emisora de radio. Yo trabajaba de carpintero y, a ratos, cantaba. Me llevó para el cine y allí me quedé.

- ¿ Estás plenamente satisfecho?

- El cine cambió mi vida. Ahora bien, me disgusta el no poder sacar más partido a mi trabajo. Quiero dirigir, soy de los que observan con atención las cámaras, decorados y máquinas en general. En fin, quiero superarme en mi trabajo artístico.

-Si por un accidente del destino, dejases de ser lo que eres, ¿volverías a la carpintería?

- Creo que con lo que tengo me alcanza para no volver a ser carpintero

Trayectoria

Durante tres años cantó en restaurantes como músico ambulante, realizó su primer prueba en la estación de radio importante en la época la XEW donde no le dieron contrato, hasta que en 1939 se presentó en la XEB, una radio local. En 1943 grabó su primer disco, ¨Mañana¨, por el cual fue conocido. Fue intérprete especializado en el género de las rancheras, aunque también cantó boleros,llegó a grabar más de trescientas canciones.

Se dedicó a la actuación, por lo que se hizo mundialmente conocido. Inicio su carrera de actor con un papel vinculado a la actividad musical, en la película La Feria de las Flores (1943). A partir de entonces comenzó a recibir varias propuestas de trabajo, convirtiéndose en el galán y cantante favorito del cine mexicano. Pedro fue el primer cantante en meter instrumentos internacionales en sus canciones como la guitarra Hawaiana y realizó diálogos chuscos sus interpretaciones.

Por lo general interpretaba papeles en los que encarnaba personajes de charro, hombre del campo, varonil y mujeriego. Aunque también personificaba a las personas humildes, razón principal por la que el gran público lo aceptó, convirtiéndose en el símbolo de la mexicanidad.

¡Pedro Infante, no ha muerto!



Ya se puede escuchar el ritmo y sonido del mariachi, el ruido de las motocicletas, los chiflidos, gritos de admiración, lágrimas, risas y recuerdos. Pedro Infante ha sido la causa de dicha reunión. Sentados en sillas, lápidas o de pie se encuentran los asistentes. Todos quieren observar y admirar a los diversos artistas que interpretan diferentes temas musicales. Todo en un mismo lugar, generado por un personaje e inmortalizado por miles de personas.

Fundado en 1941 y ubicado en Camino del Desierto de los Leones km 14.5, Colonia Ampliación la Herradura, el Panteón Jardín se ha considerado un lugar turístico debido que en él se encuentran sepultados artistas de gran importancia dentro del Cine Mexicano, entre ellos, están Jorge Negrete, Germán Valdés “Tin Tan”, los hermanos Soler, Carlos López Moctezuma y el más visitado Pedro Infante, entre otros.

Este panteón ha sido sede, durante 58 años, de un evento de gran magnitud, ha prestado sus instalaciones para la realización del homenaje a Pedro Infante, que se realiza gracias “al pueblo”, a esas personas que año con año asisten a este lugar.

“Pedro Infante no ha muerto” se pudo leer en un Trolebús, playeras con la imagen del actor y cantante se hacen presentes en las tiendas Forever 21, los grupos creados en las redes sociales por fans muestran con entusiasmo el festejo por el aniversario.

No importa la edad, clase social o religión, acuden personas de diferentes edades, diversas regiones del país y extranjeros; hay quienes visten de algún personaje interpretado por el actor, ya sea de Tizoc, Policía de Tránsito y el inigualable e inmortal Pepe el Toro.

“El traje que traigo de comandante de policía es original, a mi me gusta el motociclismo y al ver a Pedro Infante en la película de “A Toda Máquina” realizando todas esas maniobras, decidí meterme al cuerpo de motociclistas de la policía y por eso me visto aís el 15 de Abril.” Comentó un asistente.

La cita es a las diez de la mañana, en la que se realiza una ceremonia religiosa, para después dar inicio a la festividad que termina a las ocho de la noche. Sin embargo los festejos no terminan ese día, pues se les hace una invitación a los asistentes de acudir al homenaje que realiza el cuerpo de motociclistas de la policía, que se lleva a cabo al día siguiente.

Para muchos el 15 de Abril será un día cualquiera, pero para miles de infantilistas será el día en que murió un grande, que marcó la historia de México dentro del cine mexicano, que sólo murió físicamente, porque aún sigue vivo en sus canciones, imágenes, biografías, películas y en el corazón de las personas. ¡Que Viva Pedro Infante! ,¡Pedro Infante no ha Muerto!.

Hijo del pueblo

Sin duda, Pedro Infante marcó una de las etapas muy importantes del Cine de Oro mexicano; pero también dejó en las personas una imagen, que lo inmortalizara de por vida.

Para Enrique Ortega Correa, licenciado en sociología: "Una imagen es una representación de la realidad, es algo con la cual el hombre busca parecerse o diferenciarse de los otros, cuando se trata de los denominados ídolos, es una representación totémica de un grupo o sociedad determinada con la cual se identifica o siente suyo lo que este personaje ha representado”.

El vínculo que tiene Pedro Infante con la sociedad mexicana; se debe en parte a la construcción de una identidad nacional a través del cine, de la denominada Época de Oro, pero el caso de Infante es más pragmático, “es la personificación del pueblo que vive una nostalgia de lo que aspira a ser, es un ideal o prototipo de lo que debe ser un mexicano, apuesto, orgulloso, festivo, amiguero, mujeriego y un tanto borracho; pero también es lo aspiracional, conquistador, soñador y luchón aguerrido y que no se deja vencer aún por las tragedias”.

Algo con lo que concuerda Roberto Araujo, licenciado en Comunicación y productor audiovisual, es que, las personas se crean una imagen dependiendo el contexto en el que viven, tal fue el caso de Pedro Infante, una persona capaz de interpretar al hombre de aquella época, su manera tan natural de hacer sus personajes, su tono de voz y ademanes le ayudaron a que en poco tiempo, las personas le brindaran afecto.

Infante es en sí la transición del mexicano rural, de la lucha revolucionaria a lo moderno de la gran ciudad, su imagen fue necesaria para reconstruir al mexicano, de hacerlo sentir incluido en un proyecto de nación, en donde lo indígena (Tizoc) está presente, en donde se pueden comprender las distintas regiones del país (Los tres huastecos, La oveja negra), con urbano (un rincón cerca del cielo), sólo por mencionar algunos de los temas que trató.



Sus personajes hablan de la tecnología del cine en donde nuestro país fue pionero, al realizar una película con tres personajes a la vez (Los Tres Huastecos) o la faceta histórica por excelencia (Nosotros los Pobres) o el forjar la idea de una familia matriarcal como en los tres gracias o en los películas donde compartió con Sara García, como la abuela.

También lo retoma el documentalista Luis Lupone en una entrevista realizada por el periódico La Jornada el 15 de Abril del 2014: “Para la gente es muy fuerte su necesidad de identificación con un ídolo, producto de la radio y el cine, las dos formas de representación más fuertes del siglo XX. Pedro abarca ambos. Murió en la cumbre de todo, como cantante, actor, y su carisma era único. Otros podían tener técnica para cantar, pero no carisma. Muchos dicen que Pedro tenía ángel, con el cual se nace. Alguien así es capaz de arrastrar multitudes: Pedro Infante tiene aún millones de seguidores; aún pasan sus películas en la televisión. El mito se construye y no se puede dar sin contribuciones como la de Pedro de Urdimalas, con sus argumentos fuertes, realistas, conmovedores”.

Gustavo Alvite, locutor del programa "La hora de Pedro Infante" transmitido en la estación de radio "La más perrona" durante 58 años y que posicionó a dicha estación en el onceavo lugar en audiencia, dijo, durante una entrevista para el periódico La Jornada, el día 14 de Abril del 2014, que por medio del programa fue descubriendo que Pedro se metía por todos lados, por todas las condiciones. “Había gente que pedía una canción y platicaba más sobre su vida. Por la manera de hablar te das cuenta de su entorno social y cultural, de su edad y todo lo demás. Noté que era un fenómeno que ahora llaman de muy amplio espectro. Me percaté de que todo mundo tenía que ver con Pedro Infante, porque lo habían oído de niños, porque se sabían la historia, habían visto las películas, o porque seguían el programa en la radio”.

Todo contribuía a la supervivencia de Pedro, que es un fenómeno que tiene muchos ángulos, no sólo el musical, el del recuerdo, la idolatría, sino que era y es un fenómeno cultural.



Cien años

Han transcurrido 8 años desde la primera vez que asistí a un aniversario luctuoso de Pedro Infante, acompañé a un admirador y conocedor del cantante, mi padre, ambos queríamos festejar su 50 aniversario, pues en el programa “La hora de Pedro Infante” invitaban a todos los radioescuchas, motivándolos a ir.

Fue el 15 de Abril del 2007, la cita era en el Panteón Jardín. Mi papá y yo llegamos al lugar, desde la entrada al panteón, ya se escuchaba a la gente, cantar y chiflar. A nuestro alrededor se podían observar personas llorando, riendo, bebiendo, platicando anécdotas, todas parecían conocerse.

El lugar se encontraba saturado de gente, todos rodeaban un escenario, otros ocupaban las lápidas como asiento o se subían para poder alcanzar a ver a los artistas que estarían para interpretar las canciones que algún día su ídolo llegó a cantar.

La locación más que un Panteón parecía un tianguis, pues la venta de artículos con la imagen de Pedro era inmensa, los llaveros, las tazas, playeras, fotos, calendarios, eran los que más destacaban, al igual que la venta de alimentos.

Todo me parecía increíble, ver a las personas llorar de emoción, cantar con tanto sentimiento, festejar, estar de luto, recordar, bailar, etc, la emoción hizo que me dejara llevar por el ambiente. Antes de ir al lugar creí ser la asistente más joven, pero la respuesta fue negativa. el asistente más joven no rebasa el año de edad.

Debido a que era el 50 aniversario, al evento acudieron los tres hijos de Pedro Infante, Irma Infante Dorantes, Lupita Infante Torrentera y Pedro Infante Jr. Al igual que sus respectiva madre y ex esposa del actor como Lupita Torrentera. La emoción que existía entre mi papá y yo era incomparable, ambos notamos cómo es que la gente adoraba a Pedro Infante.

Los comentarios por parte de los asistentes se hicieron notar, desde el “yo soy hijo de Pedro Infante”, conocer a gente que se basa en la imagen de Pedro para parecerse, “Nadie como Pedro Infante, “Él era un hombre sencillo, guapo, humilde, era como nosotros”. El hijo de Pedro Infante antes de interpretar una canción pidió disculpas, puesto que el no cantaba igual que su padre, y no faltó el chistoso que le gritó “¡Ya nos dimos cuenta, Pedrito!”.

Desde ese día decidimos asistir al aniversario luctuoso de Pedro Infante, solo los días en los que no afectará nuestros labores.

Fue así que el 15 de abril del 2014 volvimos a ir, yo iba con la idea de que el número de asistentes, no iba a ser el mismo que hace 6 años. Sin embargo me equivoqué, el número era aún mayor, los asistentes eran de todas las edades, todos interpretaban las canciones, cantaban, lloraban, igual que hace 7 años.

Aumentaron la venta de suvenires y nuevos artículos, los asistentes jóvenes, las emociones, los sentimientos, las exigencias a los artistas por parte del público en cuanto a las interpretaciones, las porras, los chiflidos, nada cambiaba el amor a Pedro Infante.

Asistir el 15 de abril de 2015 fue complicado y una experiencia única, pues uno va por Pedro Infante, pero también va porque ese artista dio para muchos una identidad mexicana, para otros es un lazo con seres queridos. Tal fue el caso de una asistente que no quiso dar su nombre, pero uno de los motivos por el que iba es que a su hija le encantaba Pedro Infante, lamentablemente murió y nunca la pudo llevar a un homenaje, por eso ella asiste a la celebración.

A los asistentes jóvenes se les preguntó el por qué asisten a ese evento, todos contestaron que por gusto a la música del actor, a acompañar a sus familiares que les inculcaron dicha tradición y cultura, por su forma sencilla, humilde, etc. de ser en las películas, ellos lo consideran un ídolo y que si llegasen a tener hijos les inculcarían el gusto por el mismo.

Pedro Infante es la imagen del pueblo, es el ídolo inmortal, es el hombre que ha marcado la historia, pues no se ha quedado en el olvido, y su recuerdo será transmitido de generación en generación, sus películas y canciones seguirán por años “y si vivo cien años, cien años pienso en ti”.

“Yo no lo puedo hacer santo, pero el pueblo sí”


Por quincuagésima ocasión se dieron lugar más de cuatro mil personas en el Panteón Jardín para rendir homenaje al “mil amores”. A escasos metros de la tumba del ídolo todos cantaron, gritaron, lloraron y disfrutaron de las canciones del inmortal Pedro Infante, las cuales fueron interpretadas por diversos artistas y asistentes que le rinden culto.

¡Aquí bajan los infantilistas! se escucha en el pasillo del micro, cuando apuradamente un fiel seguidor, indica que han llegado al lugar de la cita, donde se llevará a cabo el aniversario número 58 de Pedro Infante.

El evento dio inicio como cada año a las 10:00 horas, con la misa en memoria del cantante y actor. Finalizando el acto religioso, por parte de Lupita Infante se escuchó: “¡Ya podemos empezar la Fiesta!”, dando inicio a la verbena musical.

Como cada año se puede encontrar todo un mercado de recuerdos desde la venta de fotos, tazas, playeras, posters, CD's, revistas, llaveros, despertadores, relojes y diversidad de artículos con la imagen del actor y cantante. Así como también la diversidad de bebidas alcohólicas y puestos de comida. “Cada año aumenta la cantidad de gente que vende cosas con la imagen de mi papá, pero yo no puedo prohibirles nada, me alegra cuando se acercan conmigo y me dan las gracias, ya que en este día es en donde venden todo lo relacionado con mi padre y siempre me dicen -Hoy gracias a ti y al ídolo mi familia come- entonces yo no puedo restringirles sus ventas” detalló Lupita Infante hija.

"Eso es una fiesta. Una fiesta en el panteón. Es algo como la celebración guadalupana", comentó el locutor, Gustavo Alvite.

Lupita Infante, heredera y albacea de su obra musical y fílmica, informó que ya es un hecho el lanzamiento del holograma de cuerpo completo de Pedro Infante, que estará en movimiento.

Gracias a la tecnología, la imagen de Pedro Infante podrá volver a reaparecer en los escenarios, debido a las cláusulas del contrato será visto por primera vez en los Estados Unidos por medio de un espectáculo de 80 minutos en un teatro de San Antonio, Texas; donde se le mostrará interpretando sus canciones. Después se realizarán diferentes espectáculos en México y diferentes países.

“La idea surgió por parte de uno de mis socios desde hace 10 años y ya llevo cuatro años trabajando en este proyecto, en inglés se llama ‘CG’ y es una proyección para que los seguidores de mi padre lo puedan ver en un concierto y por supuesto estaré en una de esas funciones cantando a dueto con él.”

“Para mí fue un gran impacto volver a ver a mi padre, me conmovió mucho el resultado de este trabajo y quiero que sus seguidores también puedan sentir esta emoción”.

“Aún no sabemos muy bien el costo que tendrá, pero como todo concierto habrá precios accesibles como en todos los eventos desde el más caro hasta el más barato podrán encontrar”.

“Mi padre será visto por primera vez en este formato de proyección que no se había visto en artista alguno. Sabemos que se hizo con el rostro de Michael Jackson, pero mi padre estará de cuerpo completo y por supuesto que lo traeremos a México para hacer una premier del espectáculo multimedia”, detalló.

El 15 de abril de 1957, sería la fecha que marcaría la historia. México se puso de luto, su ídolo Pedro Infante moría en un accidente aéreo, el actor y cantante daba fin al cine de oro mexicano y con ello iniciaba una revolución inmortal dentro de la sociedad.

El recuerdo…

Alonso Galindo Bonilla, 89 años.

Yo entré a trabajar a los estudios Churubusco a la edad de 13 años, conocí a muchos artistas, desde que empezaron, entre ellos Pedro Infante. Yo junto con mi tío trabajaba la carpintería, nos dedicábamos a hacer las escenografías.

Mis compañeros y yo conocimos a un muchacho que andaba rondando por los foros, un día se animó y nos dijo que él sabía carpintería y que si nos podía ayudar. Le dijimos que sí y nos dimos cuenta que efectivamente si sabía el oficio.

A la hora del almuerzo lo invitamos a almorzar, así fue durante varios días. Después le preguntamos su nombre a lo que contestó que se llamaba Pedro Infante Cruz.

Al paso del tiempo, al grupo a mi cargo le toca trabajar en la película “La Tercera Palabra” y cual sería nuestra sorpresa, que la estrella principal era aquel muchacho con el que habíamos trabajado y compartido la comida.

Pedro nos reconoció y le dijo a su hermano Pepe, le dijera a su mamá que pusiera más comida, pues tendría unos invitados. Al corte para comer Pedro nos llama, nos sienta en círculo y le platica a su mamá que nosotros lo ayudamos cuando él no era nada y como muestra de agradecimiento, ese día nos invitaba de comer.

Así de sencillo era Pedro Infante.

Aurora González, 70 años


“Aún recuerdo el día que vi a Pedro Infante, era una niña cuando me tocó verlo, estaba cerca de un metro, esos que se encuentran en el centro, yo de la emoción me acerqué a él y logré tocarle un hombro, pero con toda la multitud me caí de sentón, pero jamás olvidaré esa sonrisa tan sincera, esa amabilidad y sencillez que tenía Pedro Infante”.

Lupita Infante Torrentera, 60 años


“Yo dormía con en medio de mis padres y recuerdo que un día en nuestra casa de Mérida, estábamos durmiendo, cuando mi padre se levanta y empieza a decir -Condenada ya me bañaste-, había hecho del baño en la cama de mis padres y mi papá muerto de risa”.







Bookmark and Share

0 comentarios: